El karaoke de Johnny revoluciona a los cairotas PDF Imprimir E-mail
Egipto
Escrito por David Navarro   
El Pacha 1901 ilumina el Nilo en la oscura nocheEl Cairo es una de las metrópolis más grandes del planeta con sus casi 25 millones de almas. Con tanta gente viviendo por aquí, se podría pensar que tiene que haber de todo para el ocio, pero no tan fácil como parece. La religión islámica manda en Egipto, con lo que se limita muchísimo todo aquello relacionado con diversión nocturna y alcohol. La cuestión es averiguar dónde salir.

Lo primero es acotar el cerco de tan grande superficie y siempre descartando los antros de la avenida de las Pirámides preparados para turistas ocasionales. Así que con el buen dato en mano, de que Zamalek es conocido por ser el barrio de las embajadas y lugar de residencia favorito por los extranjeros que vienen a El Cairo, era toda una señal de que algo tiene que haber allí que diferencie del resto de la urbe. La calle principal de Zamalek, Sharia 26 de Julio llena de tiendas con bonitos escaparates y tranquilidad, le dan un aspecto muy europeo a la zona. Quizás al ser una isla del Nilo, le beneficia para conseguir este clima. Preguntando, llegué al Pub 28. Allí se concentra la ‘yet set’ egipcia y ejecutivos con chaqueta y corbata para cenar, tomar cervezas y combinados. Gran lugar para comenzar la noche.

Había que seguir las pistas para continuar la marcha cairota. Unas chicas me recomendaron que fuera a Pachá, que todos los domingos hacían la noche del karaoke. Como no había otra opción, y esta alternativa parecía buena, me dirigí allí con mis amigos. El Pachá 1901 es un barco con mucha solera que fue construido con mucho lujo hace más de un siglo. Atracado de forma permanente junto al Puente 6 de Octubre, hace funciones de centro ocio con más de una decena de restaurantes. A la entrada está Johnny’s Pub, el lugar indicado.

Estaba vacío, pero esa impresión no era tal, ya que todo estaba reservado, por suerte nos dieron una mesa de cuatro para mi grupo. Poco a poco se fue llenando, hasta el momento que no se cabía ni un alfiler. La carta de comida y de cócteles es variada, no está mal combinar un ‘sex on the beach’ mientras picas una pollo ‘teriyaki’. En la mesa de al lado, un par de estudiantes de odontología de procedencia jordana acompañados por dos guapísimas saudíes acompañaban la comida con chupitos de vodka Stolichnaya Elit. Señal de que aquí se mueven las altas esferas de la ciudad.

La fiesta empieza con una presentación de una ‘spiker’ dando la bienvenida y explicando todo en inglés. Empiezan los participantes a realizar sus actuaciones, y si ya me había quedado atónito con el idioma oficial, más aún de escuchar las voces de cada uno que se hacía con el micrófono, el nivel era altísimo. Los temas pasaban y las copas subían, los comensales de las mesas se ponían de píe para bailar. Con los jordanos nos íbamos intercambiando chupitos de vodka y con la mesa del otro lado donde había un grupo de doce egipcios no parábamos de bailar y hablar.

A todo esto se unió el cumpleaños de la mesa junto a los jordanos con tarta incluida.  El ambiente era de los más amigable, incluso en un taburete cercano en el que había sentado un brasileño de los que da miedo tenerlo como enemigo, tras una pequeña conversación con él, me dice: “si tienes algún problema con alguien, me lo dices, y lo resuelvo rápido”... Se convirtió en mi mejor amigo a partir de ese momento.

Entre bailes, canciones, y cubatas llegamos al cierre que era a las dos y media. La situación era curiosa, todo el bar se había ido menos nuestro núcleo (jordanos, egipcio del al lado, los del cumpleaños y el brasileño y amigos) que manteníamos vivas las ganas de pasarlo bien. Pero tras un trago más, decidimos partir, para irnos con muy buen sabor de boca, de haber disfrutado de una gran noche.

David Navarro

Comentarios (1)Add Comment
0
bartolomé
marzo 02, 2011
Votos: +1
...

el momento actual está como para ir a egipto, pero es bueno saber que hay sitios de diversión en condiciones...

Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy