Duwisib: ladrillo a ladrillo desde la otra parte del mundo PDF Imprimir E-mail
Namibia
Escrito por David Navarro   

Fortaleza alemana en NamibiaResulta insólito conducir carreteras namibianas y encontrarte un castillo en medio de la nada. Separado por la población más cercana a cientos de kilómetros. Imposible que no llame la atención.

El tamaño del castillo de Duwisib no es tremendamente voluminoso. Digamos que lo más grande de la historia es la palabra 'castillo'. El edificio de estilo barroco lo construyó a principio del siglo XX un noble alemán en honor de su esposa, concretamente fue el barón y capitán Hans-Heinrich von Wolf. Para lo cual trajo desde Alemania casi todas las piedras. Tarea difícil, ya que separa unos 330 kilómetros con el puerto de Lüderitz, lugar donde llegó la materia prima procedente del país teutón.

Dicho promotor se fue a la guerra y su amada, por desolación, lo abandonó. Hay que decir que todo está muy bien preservado: cuadros, habitaciones, mobiliario,… ¡incluso unas sillas donadas por Felipe II a los antepasados del Barón!

Desde 1970, el castillo pasó a pertenecer al gobierno, que lo gestiona. Es posible dormir en una de sus 22 habitaciones y a un precio bastante razonable. Pero sin duda no recomendaría venir expresamente; aunque está bien para hacer un alto en el camino tras las eternas rectas  vías del país, que fue mi caso. Ya que recorría los casi 600 kilómetros que separan Sesriem de Lüderitz.

A la salida de la visita, un compañero de viaje se dedicó a molestar a un avestruz. Éste se volvió agresivo  e intentó saltarse la valla que nos separaba. Visto que no lo conseguía intentó meterse por debajo de la misma. Algo que sí vi factible, por lo que supuso un carrera asustado hacia el coche. Tras esta anécdota se concluye la historia. Aunque me quedo casi satisfecho por haber venido, no dejo de pensar que me pareció algo cara la entrada.

Para ver más fotos, pinchar aquí.

Comentarios (1)Add Comment
0
Richard
enero 13, 2009
Votos: +0
Animales

Me parece de muy mal gusto el ir por la vida molestando a pobres animales. Mucho turismo pero sin respetar. Os parecerá bonito. Ese avestruz tendría que haber saltado la valla y pegaros un picotazo como lección.

Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy