Argentina
Un café en el rincón favorito de Gardel y Borges PDF Imprimir E-mail
Argentina

Unas figuras de cera confieren ambiente al café TortoniComo todo el mundo sabe, Buenos Aires presume de tener un sinfín de cafés, en los que siempre se encuentra un motivo o excusa para sentarse tranquilamente y disfrutar de su ambiente. Yo les voy a hablar de uno que sin lugar a dudas me impresionó: se trata del Tortoni. Se encuentra situado en la Avenida de Mayo y es parte de la historia de la ciudad. Solamente decir que Carlos Gardel cantó en el lugar un tango en homenaje a Luigi Pirandello da idea de las personas que lo han frecuentado.

Por sus mesas han pasado personalidades como Albert Einstein, Federico García Lorca, el Rey Juan Carlos de España, etcétera. Incluso en una de ellas se puede ver "charlando" a Borges, Gardel y Alfonsina Storni en forma de figuras de cera. Es un reducto tanguero por excelencia, en la bodega estuvo situada la Academia Nacional del Tango y todos los días hay espectáculo.

Leer más...
 
Lo que conmueve de Buenos Aires PDF Imprimir E-mail
Argentina

Coloreadas casas bonaerenses cerca de La BocaCuando pienso en Buenos Aires, no puedo evitar que mi cabeza se llene de imágenes, sentimientos y recuerdos. Buenos Aires para mí es la poesía y el sentimiento. Buenos Aires es la ciudad que sueño hasta despierto. Buenos Aires, inevitablemente, me recuerda a ti. Buenos Aires es tango y Sabina, Fito y Bife, La Boca, Recoleta, Palermo, “que hiciste viejo”, el diez, siempre el diez, "bostero so y Boca es la alegría de mi corazón", el Caminito, pollera corta, colectivo, ella, siempre ella, teatro colón, asados y amigos, millonarios de banda roja, por una cabeza de un viejo protillo y el gran Buenos Aires lo contempla todo.

Buenos Aires, una ciudad llena de vida y de sueños, de sueños cumplidos y de sueños rotos Una ciudad mil veces nombrada y mil veces evocada en historias narradas en oscuras tanguerías.

Leer más...
 
Los mejores caldos de Mendoza tienen una visita PDF Imprimir E-mail
Argentina

Los mejores vinos de Mendoza, listos para degustarEn Mendoza, además de disfrutar al atardecer paseando por las catorce hectáreas de viñedos que acaban de dar su primera cosecha -a mediados de marzo-, Alina y Hans (mis anfitriones; recuerden la Posada Cavieres), tanto monta, ponen a disposición del viajero un montón de posibilidades para enamorarse de a poquito de las maravillas que esconde la región. El hiperactivo anfitrión puede organizarte en un periquete un espectacular trekking por la precordillera, un paseo a caballo o en bicicleta recorriendo la interminable sucesión de viñedos en Maipú o Luján, o diseñarte una ruta por algunas de las cientos de bodegas que invaden los alrededores de Mendoza.

No en vano, la estratégica situación de la posada, en el barrio de Russell (Espejo 3705, con Urquiza) te permite visitar a pie hasta cuatro centros de producción de vino (Tempus Alba, Viña El Cerno, Di Tomaso y Vistandes). La oferta, en este sentido, es interminable, aunque nada mejor para arrancar el festival de Malbec, Savignon o Syrac que obliga el paso por esta tierra que degustar la aún discreta pero excelente producción vinícola y de aceite de los Devloo-Cavieres con un tradicional asado que ellos mismos te prepararán con esmero y cariño. Y todo ello aderezado con una buena conversación vitivinícola (Alina es una notable 'profe' explicándote con lujo de detalles si el cultivo de la uva es en parral o en espaldera, etc) o de lo que sea menester, algo que hace de esta costumbre típicamente argentina y uruguaya una experiencia vibrante para los cinco sentidos.

Leer más...
 
Un buen año en Mendoza PDF Imprimir E-mail
Argentina

Hans Devloo y Alina Gómez posan junto a sus viñedosDefinitivamente, Hans Devloo y Alina Gómez Cavieres no tienen el glamour de Russell Crowe y Marion Cotillard, pero su historia de amor y sus vidas convergen en un punto con la trama de la refrescante película dirigida hace tres años por Ridley Scott: el Malbec. El escenario que adereza cada mañana sus pasiones vitivinícolas se encuentra en el noroeste argentino, en la provincia de Mendoza, la tierra del sol y del buen vino. Hans, Alina, el pequeño Anton y el díscolo Tom, un pastor inglés con aspecto de caballo percherón, regentan desde hace año y medio la Posada Cavieres, un idílico rincón rodeado de viñedos y una luz embriagadora enclavado en Maipú, pequeña villa sita a sólo 20 kilómetros de la capital y en la que se concentra la mayor parte de la producción vinícola de la patria que vio nacer al Che.

Alina, natural de estos pagos y a la sazón ingeniero agrónomo, no tuvo que currárselo demasiado para convencer a Hans, un ingeniero comercial belga que ha hecho de todo y en mil lugares diferentes menos ejercer la profesión para la que se formó, de que Mendoza sería su definitivo lugar en el mundo. Precisamente decidieron echar raíces a orillas del río que lleva el nombre de la cuarta ciudad en importancia de Argentina. Y nunca mejor dicho. Con la inestimable colaboración de los padres de Alina, la pareja se embarcó hace un par de años en un proyecto inédito en una zona que cada vez atrae a más turistas como punto de partida hacia las grandes cumbres andinas (Cordón de Plata, Aconcagua...), para visitar los hermosos reductos de Villavicencio, Uspallata, el Camino del Inca o para darse una vuelta por el espectacular Cañón del Atuel.

Leer más...
 
Corrientes 348 no está a la altura de Gardel PDF Imprimir E-mail
Argentina
Aspecto del famoso 348 en CorrientesEn mi primer y por ahora único viaje a Buenos Aires, tengo que decir que me llevé un chasco monumental con la famosa calle Corrientes. Sí, la del conocidísimo tango interpretado por Carlos Gardel. Cuando llegué al famoso 348, en vez de poder subir al segundo piso ascensor y encontrarme con algo romántico, mi sorpresa fue mayúscula ya que lo que había era un garaje lleno de coches. Como suena. La verdad es que las ilusiones que me había generado la visita se me desplomaron en una fracción de segundo. Tardé bastante en reponerme, y una vez que lo logré me di cuenta de que el tiempo pasa para todos, incluídas las canciones célebres. En cualquier caso, para apagar la desilusión, nada mejor que un buen plato de carne argentina. Parrillada en toda regla.
Leer más...