Morro de Sao Paulo: bienvenidos al paraíso PDF Imprimir E-mail
Brasil
Una bañista en el Morro junto a un cargador con carroBienvenidos al paraíso. Una leyenda similar podría adornar el cartel de entrada a la isla del Morro de Sao Paulo, situada en la Bahía de todos los santos, muy cerquita de Salvador de Bahía. En Brasil, claro. El lugar es brutalmente bonito. La historia cuenta que un tal Martín Afonso de Sousa arribó en 1531 y bautizó la isla con el nombre de Tynharea, término que el vulgo y el uso terminaron virando a Tinharé. La isla está situada en la región conocida como Costa do dendé, cuyo nombre se debe a la abundancia de una especie de palmera que produce una variedad de coco del que se extrae el aceite de dendé, base de la culinaria local.

Historias aparte, Morro se encuentra a día de hoy en la difícil frontera entre los lugares con encanto apartados del mundanal ruido y aquéllos que han entrado en el mundo de la afluencia masiva de turistas. Por ahora se salva y ojalá que no acabe masificándose. Nada más llegar en barco desde Salvador se accede a una plaza pintoresca a más no poder. Se deja una ciudadela a la izquierda y comienzan a aflorar porteadores con carros típicos de las obras para ayudar con las maletas. Morro no está asfaltado y el único vehículo posible son las chanclas, montarse en un carro a mano o a caballo en alguna de las playas apartadas.

Poco o mucho hay que hacer en el Morro, según se mire. Tomar el sol, reposar, charlar, pasear, jugar a la pelota en la playa, comer un queso frito, una empanada, tomar una copa, tomar más el sol, dormir una siesta, leer el periódico o un buen libro, hacer sudokus, ligar, dejar pasar el tiempo, buscar un poco de sombra, tomarse un café... en fin, lo que viene siendo ser feliz.

Hay varias playas y montones de posadas para elegir. Las que tienen piscina y están más cerca de la playa son más caras, pero el ramillete es amplio. Además, como todo es tan pequeño, el mar nunca está a más de diez minutos de paseo. La llamada playa segunda (se cuenta en orden por cercanía a la plaza del pueblo) es donde se lía por las noches. Montones de puestos de caipirinhas y caipiroscas, música en directo a veces, fogatas enormes (también a veces) y muchas estrellas. Cuando he estado lo he pasado de muerte. Un buen lugar para acabr la noche es Teatro. Está un poco a tomar por saco, pero el ambientazo está asegurado. Por cierto, recomendable ir justo después de carnaval. Se llama resaca del carnaval y te puedes cruzar con representación de media Sudamérica. Sí, tengo 'saudade'...
Comentarios (1)Add Comment
0
carli
marzo 08, 2009
Votos: +0
...

dan ganas de visitar esa isla. buena información

Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy