Vulcano invita a un llapingacho PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
Ecuador
Escrito por Tamara Díaz   
Un lienzo recrea al mitológico dios VulcanoGran parte de las provincias serranas ecuatorianas deben su nombre a algún volcán importante de su entorno. En el pequeño país americano afloran y de qué manera. Como ejemplo tenemos: Imbabura, Pichincha, Cotopaxi, Tungurahua y Chimborazo. La mayoría de estos nombres son de herencia quechua, la lengua de los incas. Los turistas interesados en la vulcanología suelen pasar por la ciudad de Baños, a los pies del volcán Tungurahua (que quiere decir esófago de fuego), para ver la acción de la naturaleza de forma segura. 

Por cierto, los Andes ecuatorianos son el único sitio del planeta donde cruza la línea del Ecuador por tierras altas. Esto lo convierte en un auténtico observatorio natural de ambos hemisferios.

De esta tierra de montañas no sólo es protagonista la lava; destacan también los llapingachos, un plato altamente energético para esta extrema altitud. Por cierto que su nombre deriva de los vocablos “lapchi” que significa “cosa aplastada” en quechua y “gacha” del castellano, que es una masa de cereales. Explicando su elaboración se comprende mejor el por qué de su nombre.

Ingredientes: dos kilos de patatas, una cebolla blanca picada muy fina, cuatro cucharadas de aceite con achiote, cien gramos de queso rallado, dos yemas de huevo y sal.

Se empieza realizando un refrito con la cebolla en el aceite. Por otro lado las patatas se hierven en un recipiente con agua y sal. Se espera a que queden muy blandas para poder aplastarlas y que se pueda hacer un puré con ellas.

Se añade los tubérculos al refrito y toca hacer la parte más creativa, el hacer bolitas. A cada esfera se le hace un orificio para introducir el queso. Luego se cierran y se le da forma de una tortilla bastante gruesa. Es el momento de que pase la papa por la sartén de nuevo, en un vuelta y vuelta para buscar el dorado deseado.

Se acompaña con una salsa de maní, tomate, lechuga, huevos fritos y chorizo.

Tamara Díaz
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy