Anécdotas neoyorquinas para no dormir PDF Imprimir E-mail
Estados Unidos
Escrito por Juan Carlos Mateos   
Un grupo toca en el ‘subway’ neoyorquino Me encontré con mi amigo Sergio, recién llegado al país estadounidense; había que darle la bienvenida en el aeropuerto. Así que cuando lo recogí, lo primero que le dije. Lo sé porque también me lo dijeron a mí. No recuerdo quién. "mira siempre hacía adelante, rápido y siempre como si supieras a dónde vas...". Así que el tío, lo tomó literalmente y nos dirigimos al hostal. Allí dejamos las cosas, y bueno, no recuerdo bien cómo sigue la historia.

Eso sí, con este amigote mío a tu lado te puede pasar de todo, por ejemplo: ver un robo con pistola, y a su vez la policía que llega por detrás y atrapa al pistolero.  Chicos de color en el metro saltándose la seguridad y venir la policía y ponerlos contra la pared como si fueran verdaderos guerrilleros. Raperos rapeando en el metro y como nadie le daba dinero se liaban a golpear todo el mobiliario. La policía que nos mete en el coche y nos deja en una gasolinera para coger un autobús... ¿a dónde?…

En fin pues este amigo mío hoy día es físico teórico colaborador del experimento más brutal que se ha hecho hasta ahora según mi opinion, el LHC, en Ginebra, Suiza (CERN). ¡Ah!, también hay que decir que lo saque de dos ‘líos’, uno con un yonki y otro con un tío enorme de color que paseaba detrás nuestra y nos decía: " Young blood, young blood, talk your daddy…", algo asi como: sangre joven...llamar a vuestro padre...

Juan Carlos Mateos
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy