El guacamole del Chavo del ocho Imprimir
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
México
El profesor Jirafales, el Chavo, la Chilindrina y ÑoñoPara hablar de Roberto Gómez Bolaños en México hay que ponerse de pie. El padre del mítico Chapulín colorado y del Chavo del ocho merece un respeto. Al menos un par de generaciones de méxicanos (y por ende, de hispanohablantes) han crecido con una sonrisa en los labios por obra y gracia de este cómico. Dicen los que le han conocido de cerca que siempre gustó de la comida mexicana y que el guacamole estaba en sus favoritos.

Se trata ésta de una salsa que se prepara con aguacate. Resulta muy cremosa, como no puede ser de otra forma con esta materia prima. Lo primero que hay que hacer es pelar los aguacates, un tomate y una cebolla, que deben estar maduros. Se cortan en trozos, se ponen en un cuenco y con un tenedor se aplastan hasta formar un puré.

Se corta un limón y se exprime su jugo, que se pone sobre el aguacate para que éste no se oxide. Se pone todo en una batidora, se añade cilantro y sal y se bate hasta que quede fino y homogéneo. Si alguien quiere que la cosa pique, que agregue una guindilla roja y que se atenga a las consecuencias. Las medidas quedan al gusto del consumidor.



Enrique Limón