Chapuzón en territorio de los ese’ejas PDF Imprimir E-mail
Perú

Un capibara posa ante las cámarasEl parque de Bahuaja-Sonene peruano te hace gastar muchas energías, pero también momentos de relax. Así nuestra expedición se preparó para disfrutar de una de las playas a orillas del río Tambopata.

Aparentemente tan tranquila y a pesar del color marrón, está limpia. La orilla estaba rodeada de  arena, ya no de arcilla, como a lo largo de un recorrido que anteriormente hicimos. Así pudimos disfrutar de un refrescante baño en las aguas frías de este río. Visitamos luego, de este refrescante chapuzón a algunos  pobladores  'colonos', que viven a orillas del río. Personas que viven de lo que siembran en sus chacras (yucas, papas, maiz, etc.) y de los animales que crían y cazan. A ellos se les permite cazar para su consumo. Su vida es muy sencilla, sus casas de materiales naturales y techos de palmas.



Antes estos lugares eran habitados por los nativos 'ese’ejas'. Los que quedan de esta etnia ahora habitan en una comunidad nativa llamada ‘infierno’, como a cuatro horas de donde nos encontrábamos. A muchos de esta comunidad se les permite en algunas áreas del río Tambopata  buscar oro. La arenilla del río tiene entre ellas, unas de color amarillo tan finitas que son apenas perceptibles, bueno nos explican que eso es oro. Imaginar que para sacar 20 gramos, necesitan todo un día de trabajo. Realmente es un trabajo muy sacrificado ¡Qué realmente vale oro!

Fuimos a visitar las famosas cascadas 'del gato', que estaban muy secas, para nuestra decepción. Mas en el camino, por río, nos llamó la atención un capibara ronsoco, el roedor de mayor tamaño en el mundo. Se quedó muy quieto, sin huir, sólo observándonos mientras nos acercábamos más a la orilla. Es bueno saber que el humano no lo asusta, esto significa que viven siendo libres y a la vez cuidados, aunque siempre está alerta, no muy diferente a nosotros.

Nuevamente era hora de regresar y almorzar para luego tomar un breve descanso y volver a salir, esta vez por una de las trochas del lodge. Esta vez, esta trocha para caminar estaba aún más pesada.... muuuuucho barroooo... por eso la caminata nosotras lo hacíamos un poco lento y muy felices  por supuesto. Nada  de esto nos molestaba, por lo contrario nos entusiasmaba, esta vez observamos más flora. Imposible de ver especie  por especie, hay demasiada diversidad. ‘El palo santo’  es un tronquito muy conocido por los famosos sahumerios. Éste es muy parecido a una caña delgada muy larga. Lo simpático de este que ha creado una simbiosis con diversidad de hormigas que viven en su tronco hueco.

A simple vista hay una o dos hormigas, pero si das unos golpecitos en la rama salen por unos huecos imperceptibles cientos de hormigas, por este motivo este es un tronco que para siempre muy prolijo de malezas, hongos u otro vegetal a diferencia de los demás troncos que están cubiertos casi por completo de algún tipo de hongo.

Esta fue la caminata más larga que hicimos hasta llegar a un puente colgante que teníamos que cruzar, después de reírnos hasta cansarnos, creo que por los nervios que sentíamos...ya llegaba el momento de regresar...


Silvia Guerra

Comentarios (2)Add Comment
0
David
febrero 26, 2010
Votos: +0
peligros

Silvia,

El tambopata tiene peligros, tales como pirañas o caimanes??? Así conocer el riesgo del baño.

0
Silvia
marzo 03, 2010
Votos: +2
Hay peligro

David,
Bueno, si hay peligro, no de pirañas, pero si de caimanes. Pero con el calor intenso que hace, el deseo es intenso de hecharte por lo menos un pequeño chapuzòn en la orilla, el agua està tan fresca que serìa un desperdicio no hacerlo. Pues estas alerta El guìa tambièn siempre està alerta, eso sì no te puedes alejar mucho, porque tambièn la corriente te lleva.
De lo que no te salvas, por cierto son de los insectos,sancudos, esos hacen su agosto picàndote mucho màs.

Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy