El Valle Sagrado está a la altura de su nombre PDF Imprimir E-mail
Perú
Un grupo de incas posa orgulloso de su raza y tradicionesCuando uno viaja al Cuzco, no puede dejar de visitar El Valle Sagrado de los Incas. Escogimos un domingo para hacerlo. Este valle queda al sudoeste del Cuzco, en Perú. Y para ello partiríamos de la ciudad del Cuzco a las ocho de la mañana con un tour.

El Valle Sagrado de los Incas es un lugar hermoso. Uno no puede imaginar al salir de la ciudad del Cuzco lo que se puede descubrir tras recorrer una carretera con varias curvas tras las montañas que se miran a lo lejos. Es entonces cuando los cerros se abren  de un momento a otro y nos muestran en toda su amplitud el comienzo de este prodigioso valle.

En el momento que pudimos hacer nuestra primera parada y apreciamos desde lo alto y a lo ancho una parte de este valle, se produce una extraña sensación que te deja extasiada de ver semejante belleza natural. Sentía que Dios me regalaba una de las lindas obras de su creación. La primera impresión es quedar sin palabras, y observar los extraordinarios paisajes ante nuestra vista. Que por cierto, son extensas áreas de sembríos que parecen una alfombra casi uniforme con variedad en tonos de verde,  marrones, como la  arcilla por la variedad de parcelas, además de montañas  con nevados y montañas con andenes (terrazas) hasta en lugares inaccesibles.

La majestuosidad y belleza del Valle Sagrado son únicasPues este valle significó para el Inca el principal lugar del cultivo del maíz  y otros que fueron alimentos básicos en la dieta diaria del Inca. Fue el lugar más preciado 'sagrado'  por la gran fertilidad de sus tierras, ya que atraviesan por él, un río y además arroyos, porque cerca está la cordillera blanca con sus picos nevados.

A pesar de la inimaginable cantidad de visitantes que hay a diario al valle este  ha podido conservar el encanto de esa  sensación de tranquilidad y paz natural. Es como si esta  tierra hermosa nos observara como una pequeñez ante su inmensidad, sin inmutarse siquiera. Es un lugar que seduce realmente.

Este valle tiene 300 kilómetros de largo, que son recorridos por el río Vilcanota con sus turbulentas aguas propicias para hacer en determinadas épocas deportes de aventura como el kayak. Sólo casi al final de su recorrido el nombre del río cambia al de Urubamba.

Todo este bello recorrido, pues no sólo es de belleza paisajística extraordinaria sino que el Inca dejó ciudades y lugares construidos por él, que en la actualidad son los restos arqueológicos de Pisac, Ollantaytambo, lugares que visitamos, además de la ciudad de Urubamba y Chincheros.

Silvia Guerra
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy