Por Lampa entre chinchillas, chullpas y pinturas rupestres PDF Imprimir E-mail
Perú

Una pequeña cría de chinchillaLampa, un pequeño y antiguo pueblo andino peruano, tiene una curiosa visita a su criadero de chinchillas. Estos animalitos pertenecen a la familia de los roedores. Antes habían muchas chinchillas sueltas por la puna del lugar, ya que se desarrollan a este nivel, pero actualmente están en extinción, y en este momento están tratando de reproducirlas. El lugar donde se encuentran realmente no me gustó, aunque dicen que son animales nocturnos y por eso el criarlos bajo techo y en jaulas pequeñas.

Al verlos te da mucha ternura; mas saber que quieren reproducirlos para luego matarlos para hacer los famosos abrigos de ming, el sólo pensarlo  me dio un escalofrío y  tristeza. Qué fin de tan tiernos y pequeños seres. Sí,  la chinchilla tiene el pelaje más suave y delicado que he sentido al tacto y cada chinchilla tiene un peso de 500grs aproximadamente y es cotizado en 200 dólares. Para hacer un abrigo, se necesita 60 de ellos, imagínate, ¡qué horror! Salí de allí con una desazón de saber el final  de estos pequeños indefensos,  para fines muy frívolos.

Bueno, y después nos dirigimos a la Cueva del Toro, llamado así porque viéndolo desde muy lejos y cerca mucho mejor tiene la forma de un buey  echado. Cuando llegamos sentimos unas pequeñas gotitas de lluvia y aún estaba lejos. José (nuestro guía) nos dijo que nos apuráramos para que no nos alcance la lluvia. Y comenzamos a subir, lo veíamos cerca, mas en la realidad, por más que hacía el esfuerzo de avanzar más rápido , veía la cueva más lejos. Me hice a la idea que la lluvia nos bañaría.

En la subida se percibe claramente un camino inca, camino de piedra. Además de piedra natural como si la hubieran esculpido. Se observa también la figura de una mujer con polleras con su bebé al hombro y un sombrero típico del lugar parada al borde de un peñasco. Es espectacular, estábamos en  medio de las únicas montañas en medio de unas  pampas  inmensas, en medio de la nada. Los cerros se veían muy distantes y pude ver claramente como la lluvia avanzaba hacia nosotros, mientras que en otras áreas  estaba muy despejado. Se podía ver unas pequeñas casas de barro a los lejos. Se veían tan lindas. Por fin llegamos a la cueva y se ve claramente su forma de un buey echado y adentro algunas pinturas rupestres con formas de llamas. Lo triste como en muchos lugares en el Perú, los mismos pobladores no cuidan el lugar, sino al contrario se quedan en la cueva para cubrirse del frío y lluvia. Prenden fogatas y su costo es grande porque han malogrado gran parte de las pinturas rupestres.

La cueva del Toro, a las afueras de LampaHasta ese momento hacía más frío y viento, empezamos a descender, mas cerca observamos unas chullpas y nos dirigimos a ella. Éstas son tumbas de piedra. Desde el tiempo de las culturas pre-incas, la forma de enterrar a sus muertos era en esa forma y lo hacían en la parte más alta de los cerros, no lo hacían en las faldas, sino en la cima de las montañas. Más cerca al cielo y sobre todo más cerca al sol  o Dios Wiracocha. Éstas eran unas chullpas muy simples de piedra. Este tipo de chullpas pueden ser observadas por todo este lugar siempre en las partes más altas, aparecen como pequeños montículos de piedra. Esto nos hace ver que un poblador común Kolla, sin rango, era enterrado también en una Chullpa.

Luego de observar de cerca las chullpas y para entonces ya estar mojadas por la lluvia, comenzamos a bajar corriendo hasta llegar a nuestra movilidad y cubrirnos, nuevamente satisfecha de todo lo que vimos.


Silvia Guerra

Comentarios (2)Add Comment
0
Yolanda
junio 22, 2009
Votos: +0
...

es muy hermosa la pequeña chinchilla...me gustaría tener una como mascota!!!

0
lucas
diciembre 12, 2013
Votos: +0
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy