Sillustani: el reposo eterno de kollas e incas PDF Imprimir E-mail
Perú

Una imponente `chullpa’ en SillustaniEntre los caminos de Juliaca a Puno (Perú) hay un desvío a la derecha hacia Sillustani  a  30 minutos de la carretera. Lo común en el camino es ver siempre las grandes pampas, mas esta vez también nos sorprendió (al grupo de viaje) ver una hilera de casitas distantes entre ellas y  construidas a base de piedra de lugar , muy ordenadamente. Se veían preciosas  y en sus entradas de cada una de ellas estaban una pequeño grupo de llamas, alpacas y vicuñas, en pleno descanso y apacibles al contacto con las personas, ya que son criados no en la libertad de una reserva (como la reserva del Colca en Arequipa), sino como el más doméstico de los animales.

A la distancia y cerca de Sillustani comienzas a percibir una laguna, la primera vez la confundí con el lago Titicaca. Estaba súper desorientada geográficamente. Para luego saber que es la laguna Umayo que circunda a toda esta península de un color azul intenso  y que le da un aspecto misterioso y de grandiosidad a todo este lugar.


En Sillustani  se encuentra la mayor necrópolis desde los tiempos de los Kollas, cultura pre-Inca y que luego pasó a ser también de los Incas. Es uno de los lugares más bonitos que he visto y la verdad que en vida escogería un lugar así para mi descanso eterno. Los Kollas  primero y  luego los Incas no dudaron en escoger este lugar tan hermoso. Ya en el tiempo de los Incas, por supuesto que no había ninguna ciudad cercana como lo hay ahora, este era un lugar exclusivo, donde construyeron las Chullpas que son como torreones de piedra  y  son considerados actualmente monumentos funerarios y en estos torreones eran depositadas las momias de sus más altas autoridades.

Se puede observar chullpas, que tienen dos metros de altura aproximadamente hasta las más altas de diez o doce metros aproximadamente. Las chullpas hechas a base de  piedra, cal y paja son de los Kollas y resultan más simples que las de piedra a la vista. Todas tienen una entrada pequeña en la base  de forma cuadrada, tanto es así que pudimos ingresar en una de ellas, lo más cuidadosamente posible para no malograr nada. Fue en una de aquellas que estaba un poco lejos a los vigilantes del lugar, con un poco de miedito ingresamos, por fuera se observa circular,  pero en la parte interna  estaba hueca, no sé si porque fue saqueada o desde origen, fue siempre así, internamente. La base es circular y las piedras se van entretejiendo y unidas con barro hasta terminar  en un sólo vértice, siendo sus paredes cóncavas, y formando como una bóveda falsa, para luego ser revestida con piedras ya labradas y pulidas cuidadosamente por fuera y es eso lo que observamos primero sin imaginar que hay por dentro.

Un rebaño de alpacas y vicuñas pastandoBueno, después de esta experiencia  y saciar nuestra curiosidad nos portamos mucho mejor. Las Chullpas Incas son las que más resaltan, hay una que tiene la forma cuadrada,  pero la que más resaltan es aquella llamada Lagarto (porque en una de sus piedras está tallada la forma de un lagarto)  y sobre todo porque las dimensiones en las parte inferior  son más angostas que en la parte superior. Lo cual constituye un reto a las leyes de la gravedad de la tierra, son construcciones que han sido construidas con técnicas similares a las construcciones en el Cuzco como el Koricancha, Ollantaytambo y el mismo Machu Picchu tenían tal técnica y tal precisión. Para armar un torreón, el más alto, primero cortaban las piedra en formas cuadradas o rectangulares, las pulían con gran esmero sobre todo la parte que quedaba a la vista y no la parte que quedaría interna y luego las colocaban de manera ordenada sobre la tierra, para luego comenzar a formar el torreón circular desde su base  e ir subiendo poco a poco de tal manera que las piedras encajen perfectamente. Lo increíble es que estos bloques no son piedras pequeñas que uno pueda cargarlas fácilmente, sino que son bloques grandes y muy pesados. El poder subirlos hasta una altura de diez metros para terminar la torre resulta muy enigmático. En realidad todo es increíble, el mirar un trabajo tan exacto y saber que  en aquella época no sabían de la existencia del papel, no tenían un método de  escritura, (aunque los quipus simbolizan la escritura inca, mas hasta ahora no se ha descifrado alguna) , sin calculadora y ni hablar de computadoras. Todo esto quedó abandonado, después de la conquista  por el siglo XV.

En este recorrido alcanzamos a ver cerca de 40 tumbas, aunque hay muchas  mas,  todo este ambiente se mezcla con situaciones cotidianas del lugar como el pastoreo de ovejas, llamas, alpacas y el viento fuerte que no deja de soplar y se va haciendo cada vez más fuerte a medida que avanzando la hora hacia la tarde. Uno no desea dejar el lugar para seguir expectante con el paisaje tan pintoresco,  con una laguna tan cristalina y  de repente revivir en la mente esta vez un poco  de esta parte de la historia Inca  que eran los hijos del sol y realmente yo  también hubiera seguido siendo una  una hija del sol.  Los Incas son mis antepasados y me da cierta nostalgia,  por eso, no dudaría en visitar nuevamente Sillustani en otro momento.

Al bajar de la península, nos dirigimos al museo que está muy cerca de las ruinas. Estaba cerrado en ese momento, sólo alcancé a tomar algunas fotos de unas momias a través de las lunas de una ventana y así tomamos nuestro camino de retorno dejando atrás y a lo lejos esas ruinas arquitectónicas  majestuosas que se observaban aún desde el camino.

Contenta de haber visitado nuevamente Sillustani.



Silvia Guerra

Comentarios (3)Add Comment
0
Gustabo
julio 16, 2009
Votos: +1
no sé

Estuve planeando una visita a Sillustani en mi viaje a Perú, y me hablaron que no era para tanto, por eso lo descarté. Tras el relato, se me antoja una nueva visita.

0
teresa
junio 14, 2010
Votos: +0
...

buen resumen me sirve para mi trabajo smilies/grin.gif

0
mmarielaa
noviembre 08, 2011
Votos: +0
...

muy interesante perogracias me ayudo para mi expozicion

Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy