El asado más negro PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 1
MaloBueno 
Venezuela
Escrito por Aline Armas   

Un dibujo muestra las distintas carnes de una res Una de las estrellas venezolanas, culinariamente hablando, es el asado negro. Una carne con forma cilíndrica extraída de la parte trasera de la res. Las recetas son muy variopintas y cada familia se jarta con decir que la suya es la auténtica. Pero aquí les inicio y cuando prueben ya realizarán sus propias variantes.

Ingredientes: un kilo de muchacho redondo (fuera del país se conoce como redondo de res, cadera o hojadura) o si se prefiere, dos cucharadas de aceite, dos cebollas grandes ralladas, seis dientes de ajo machacados, dos pimientos rojos rallados, un kilo de tomates triturados (no licuados), comino molido, sal, pimienta, una cucharada de salsa inglesa worcesteshire, media taza de aceite para freír, media taza de papelón rallado (o azúcar), cien gramos de tocino cortado en pequeños trozos y caldo de carne.



Se limpia bien la carne. Se puede dejar la grasa. Se prepara un adobo con el ajo, la cebolla, las dos cucharadas de aceite, la salsa inglesa, la sal, la pimienta y un poquito de comino. Si se desea, se puede mechar la carne con los trozos de tocino y con muy pequeñas cantidades de cebolla, ajo, tomate y pimiento, aderezados con sal, pimienta y comino. Luego frotamos la carne con el adobo, tapamos y dejamos que tome durante unas doce horas.  Tras ese tiempo se limpia bien del adobo y se seca la carne antes de seguir.

En un caldero donde quepa la carne con comodidad, se calienta el aceite y derretir en él el papelón o el azúcar. Cocinar hasta que se ponga marrón. En ese momento se agrega la carne y se le va dando vueltas para lograr que selle y dore uniformemente. Es muy importante lograr que este paso se de correctamente.

Una vez dorada la carne se le añade el resto del adobo, el pimiento y el tomate y se cocina unos quince a veinte minutos más. Se añade algo de caldo y se le deja hervir otro rato mas, se tapa y se cocina durante dos o tres horas (dependiendo de la dureza de la carne), agregando caldo si hace falta. La salsa debe quedar muy espesa. Corregir el sabor de la salsa añadiendo sal, pimienta o comino si hacen falta. Apagar el fuego, retirar la carne y reservar al calor, eliminar el exceso de grasa de la salsa  y pasarla por un colador, apretando los sólidos contra las paredes a fin de aprovechar toda la salsa posible. Volver salsa y carne al caldero y dar un hervor adicional.

Poner la carne en una bandeja sobre un lecho de lechugas o similar y servir la salsa por separado. En el momento de servir, poner sobre las rodajas de carne varias cucharadas de salsa.


Aline Armas

Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy