Pollo Caribe en territorio quelonio PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 1
MaloBueno 
Venezuela
Escrito por Aline Armas   
Unas tortugas en cautividad en la Fundación CientíficaLos Roques venezolanos son un auténtico paraíso en pleno mar Caribe. Estos cayos resultan el sitio perfecto para bucear en sus aguas cristalinas recorriendo unos arrecifes plagados de vida subacuática. Afortunadamente el estatus que le otorga la condición de ser Parque Nacional ayuda a la protección de especies muy vulnerables, como es el caso de las tortugas marinas. En el cayo de Dos Mesquises está la Fundación Científica Los Roques, deonde pueden contemplarse en cautividad hasta cuatro de las siete clases de quelonios oceánicos que existen en el mundo. Por cierto que incluso el visitante puede colaborar con alguna adopción... (rascarse el bolsillo para echar una mano a la biodiversidad no está de más).

Estando tan rodeados de agua, lo típico y tópico de estos lares son las langostas, y otras delicatesen marinas. Sin embargo, gracias a los escasos 150 kilómetros que separan este archipiélago del continente la gastronomía aporta mucho más: es el ejemplo de un salpicón de pollo al estilo Caribe.

Ingredientes: una piña, tres cucharadas de ron blanco, un pollo asado pequeño, cincuenta gramos de almendras peladas, media lechuga iceberg, perejil, dos cucharadas de vinagre de vino, un cucharada de mostaza, dos gotas de salsa inglesa Worcestershire, sal, pimienta, azúcar, cinco cucharadas de aceite y dos aguacates.

Se corta la piña en rodajas. Es muy importante retirar la corteza y descorazonarla, para evitar que llegue la parte más dura al salpicón. Tras un buen troceo de la fruta, se la rocía con ron para que repose durante un par de horas en un lugar fresco. En ese tiempo, será más que suficiente para entretenerse deshuesando el pollo y troceándolo en pedacitos lo suficientemente pequeños que puedan ser llevados a la boca sin necesidad de usar un cuchillo.

En una sartén sin añadir nada de grasa, se tuestan las almendras. Y se reservan. La lechuga se enjuaga y se deja escurrir. El perejil se pica y se hace una vinagreta junto con el vinagre, la mostaza, la salsa inglesa, la sal, la pimienta, el azúcar y el aceite, esto será lo que de un sabor tan especial a esta ensalada.

Para ir concluyendo, se pelan los aguacates y se cortan por la mitad de forma que se puedan retirar los huesos. Luego se trocea en rodajas que deben ser metidas de inmediato en la salsa para la palta (como también se conoce al aguacate en Latinoamérica) para que no se ponga de color oscuro.

Para concluir, se toma una ensaladera y se colocan las hojas de lechuga y se acuestan sobre ellas los trozos de pollo y la piña. Los aguacates son la cima de esta ensalada tropical a la que la rocía con la salsa preparada. Además se añaden las almendras para que esté todo listo antes de ser servido. 

Aline Armas
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy