Camboya
El horror de Tuol Sleng PDF Imprimir E-mail
Camboya
Siniestros objetos de tortura en un desvencijado camastroTuol Sleng, situada en la capital de Camboya, Phnom Penh, era la prisión donde Pol Pot (uno de los mayores genocidas de la historia) y sus secuaces sometían a inimaginables torturas a todos los que no comulgaban con sus ideas. Al principio preveíamos que la visita era breve pero al final estuvimos cerca de cuatro horas (la reflexión lo requería).

Era como si nos trasladásemos a aquella época y se paralizase el tiempo (el estado de la cárcel está prácticamente intacto), son innumerables las cámaras de tortura, camas eléctricas, objetos usados para las  torturas, fotografías de las víctimas etcétera que uno puede contemplar allí. Parece mentira que antiguamente fuese un colegio... aunque lo más impactante que vimos fue un mapa de Camboya hecho con cráneos de víctimas.
Leer más...
 
El increíble pueblo palafito de Kompong Phluk (y una desagradable sorpresa) PDF Imprimir E-mail
Camboya
La sorprendente arquitectura del pueblo palafito de Kompong PhlukLlegar al pueblo palafito de Kompong Phluk es toda una aventura: se encuentra situado a varias horas de la ciudad de Siem Reap en Camboya y el acceso no es nada fácil.

Habíamos madrugado a las cinco de la mañana y nos dirigimos primero a la ciudad perdida de la selva de Koh Ker (prestando mucha atención a la zona de minas que a día de hoy todavía no se han desactivado...). De allí nos esperaba otra caminata hasta el pueblo de las casas flotantes; tuvimos que alquilar unas motos (o algo parecido...) y después de un largo recorrido sorteando baches a diestro y siniestro (recordemos que estamos en Camboya y concretamente en la zona de la selva, los caminos son impracticables) llegamos a la zona del embarcadero. Allí también nos tocó negociar el traslado hasta el pueblo. La única manera de llegar era en barca: dicho y hecho... ¡rumbo hacia Kompong Phuluk!
Leer más...
 
Un masajito en los retretes de Phnom Penh PDF Imprimir E-mail
Camboya
Escrito por David Navarro   

Un cliente disfruta de un masaje en el W.C. del Club de PoloPhnom Penh, la capital de Camboya, es mi destino. Para llegar allí desde la playa de Sihanoukville, aproveché el autobús público. Venía con muchísima resaca y pocas horas de sueño, pero el trayecto se amenizaba con su canal karaoke a un volumen difícil de olvidar. Hicimos una paradita para comer en un sitio que me era familiar, me compré un huevo duro que estaba casi crudo por dentro. Lo iba a tirar y  la niña que me lo vendió puso cara de pena, así que le eché un poco de pimienta y para dentro. Pero antes de montarme en el bus no pude resistirme y me compré otro a ver si por casualidad estaba duro de verdad. Para mi desgracia NO, otra vez me lo dio crudo. Otra vez aderezándolo con pimienta y a dentro. Vaya dos horitas de viaje con esos huevitos que no bajaban al estómago, que mal pasé toda la mañana.

Leer más...
 
Me echaron de la mejor playa del mundo PDF Imprimir E-mail
Camboya
Escrito por David Navarro   

La espectacular playa de SerendipitySihanoukville es la playa más conocida de Camboya. Esperaba mucho de este lugar.

Tras llegar a la estación de autobuses de la ciudad, una tropa de motoristas rodea a los cuatro turistas recién llegados acosándonos para llevarnos a alguna parte. Lo importante es aguantar el tipo. Aunque al final sólo los persistentes se quedaron. Claudicar: había que coger una moto, no había otra opción. Muy a lo suyo, pasaron de llevarme a la dirección indicada. Pasaron por varios hostales ignorando mis indicaciones. Al final, cansados de dar vueltas, me dejaron donde quería desde el principio, la playa de Serendipity. La que está más de moda por allí.

La playa era increíble, palmeras y árboles casi hasta la orilla, bares y restaurantes por toda la playa y el agua perfecta para relajarse con un baño.

Cerca de allí estaba la playa de Sokha, considerada entre las diez mejores del mundo. Sin duda doy fe de ello: arena blanquísima y muy bien cuidada. Eso sí, se trata de un trozo de costa privado: pertenece a un hotel y hay que pagar 4 $ para entrar, pero por supuesto me colé. Disfruté de un buen rato de la playa hasta que me invitaron a irme o pagar.

Leer más...
 
Un pollo con gripe aviar como compañero PDF Imprimir E-mail
Camboya
Escrito por David Navarro   

Un periódico alerta de la epidemiaSiempre recordaré mi viaje desde Phnom Penh, la capital de Camboya, hasta Sihanoukville, una muy bonita ciudad costera. La idea original fue ir en autobús. Pero como no tenía claro los horarios, se fue antes de alcanzar la estación. Mala suerte. Pero opciones no faltaban. Había multitud de taxis que podían hacer el servicio. Además viajábamos cuatro personas, ideal para este transporte. Empezamos a preguntar precios, pero los taxistas viendo que podían hacer el agosto, pedían el oro y el moro (alto para los precios locales). Al final tras una ronda de varias negociaciones cogimos una camioneta repleta de gente local. Muy buen precio, unos cuatro euros por cabeza para un viaje de cinco horas.

Ya a punto de entrar en la furgoneta, un taxista tira la casa por la ventana. Por sólo un euro más por cabeza nos lleva hasta la playa. Ya deseoso de compartir una experiencia local y saborear ese euro ahorrado. Decidimos seguir en la camioneta compartida.

No fuimos conscientes de toda la gente que había metida hasta vernos dentro. Estaba a reventar.  Delante había cuatro personas, en la fila del medio seis, en la nuestra los cuatro con todas las maletas y en la cuarta fila otros cuatro más. ¡18 personas! La distancia entre fila y fila era más que anecdótica.

Leer más...
 
<< Inicio < Prev 1 2 Próximo > Fin >>

Página 1 de 2