El horror de Tuol Sleng PDF Imprimir E-mail
Camboya
Siniestros objetos de tortura en un desvencijado camastroTuol Sleng, situada en la capital de Camboya, Phnom Penh, era la prisión donde Pol Pot (uno de los mayores genocidas de la historia) y sus secuaces sometían a inimaginables torturas a todos los que no comulgaban con sus ideas. Al principio preveíamos que la visita era breve pero al final estuvimos cerca de cuatro horas (la reflexión lo requería).

Era como si nos trasladásemos a aquella época y se paralizase el tiempo (el estado de la cárcel está prácticamente intacto), son innumerables las cámaras de tortura, camas eléctricas, objetos usados para las  torturas, fotografías de las víctimas etcétera que uno puede contemplar allí. Parece mentira que antiguamente fuese un colegio... aunque lo más impactante que vimos fue un mapa de Camboya hecho con cráneos de víctimas.

La mayoría de la víctimas eran trasladadas a Choeung Ek, uno de los mayores campos de exterminio del régimen de los jemeres rojos; allí eran ejecutados (inspirado en la famosa película “Los gritos del silencio”). Situado a las afueras Phnom Penh, actualmente es un memorial a todas las víctimas. Allí observamos una estupa (tipo de arquitectura budista) que alberga más de 5000 cráneos.

El régimen de  Pol Pot y los jemeres rojos en la Kampuchea Democrática (antigua Camboya) duró desde 1975 hasta 1979, exactamente 3 años, 8 meses y 20 días. Lo curioso del tema es que hasta el último día antes de su muerte, el genocida Pol pot todavía seguía pensando que había hecho lo mejor por su pueblo. Este siniestro personaje se cargó nada menos que a un tercio de su población (se habla de tres millones de personas).

Dos bustos arrumbados en una polvorienta salaCuando digo esto, es que se cargó a gente sangre de su sangre(daba igual, gente del campo, intelectuales ,universitarios..), a miles de camboyanos que morían simplemente porque no seguían sus ideales. Pol Pot quería el aislamiento total de la población, y ningún contacto con Occidente. Algo incongruente, ya que él mismo había  estudiado en las mejores universidades de París.

Al menos una de sus víctimas se salvó. Gracias a él sabemos algo más de las torturas de Tuol Sleng... eso sí, Pol Pot le perdonó la vida porque era el encargado de hacerle un busto en su memoria... (actualmente se encuentra en una de las salas de Tuol Sleng).

Ibán Martín

Comentarios (2)Add Comment
0
manolo r.
febrero 07, 2011
Votos: +1
...

REALMENTE IMPRESIONANTE, DE ESAS COSAS QUE NO HAY QUE OLVIDAR. HABÍA ESCUCHADO HABLAR DE ESTE PERSONAJE, PERO NO LO SITUAPA EN EL TIEMPO Y EL ESPACIO.

0
JOSÉ ENRIQUE
febrero 09, 2011
Votos: +1
VALIENTE HIJO DE PUTA!!!

Muy bien hecho Iban, en tu línea, todo mi apoyo!!!

Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy