Los adobos filipinos saben de historia PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
Filipinas
Escrito por Emelio Unabia   
Un grabado del S. XVIII de Manila como colonia española Permítanme una receta para que Felipe II casi levante la cabeza.

Adobo, así se llama el guiso por excelencia de Filipinas, que es servido con arroz, tanto en las comidas diarias como en las fiestas. Aunque su nombre está tomado de los españoles, se trata de un método de cocción autóctono del país. Cuando los españoles conquistaron las Filipinas a finales del siglo XVI, se encontraron con un proceso culinario cien por cien indígena a base de un guiso con vinagre. Los platos preparados de esta manera el tiempo llegaron a ser conocido como adobo, que en realidad es la palabra española para sazonar y marinar.
Ingredientes: un pollo, dos cebollas medianas, un diente de ajo, dos granos de pimienta, cien mililitros de aceite, medio kilo de carne de cerdo, un poco de jengibre, un poco de sal, dos cucharadas de vinagre de vino, dos cucharas de salsa de soja y 300 gramos de arroz. 

Ya con todo en la cocina, se empieza cortando las cebollas y los ajos. Se fríen en una cacerola con aceite junto con la carne de cerdo y los pollos troceados. Cuando todo empiece a dorarse, añadir medio vasito de vinagre de vino, la salsa de soja, unos cuantos granos de pimienta, un poco de jengibre y una pizca de sal (no mucha porque la salsa de soja es salada).

Se deja cocer a fuego suave hasta que la carne y el pollo estén en su punto. Poco a poco el guiso irá cogiendo un color oscuro, normal en este plato. Se suele acompañar de arroz.

Emelio Unabia
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy