Vagamon aporta teína PDF Imprimir E-mail
India
Un grupo de indios reposa en un bosquecillo de VagamonVagamon es el lugar. Lo que podría ser considerada como la campiña del estado indio de Kerala se condensa a la perfección en este puerto de montaña que se eleva 1100 metros por encima del nivel del mar. Los viajeros que quieran descansar sus oídos de tanto concierto de claxon imprescindible en las ciudades tienen en Vagamon el destino correcto: rodeado de plantaciones de aromático té y de lagos, los paseos por el techo amable de Kerala son toda una delicia.

Los lugareños y muchas excursiones de colegios echan las tardes dando paseos con copiosos picnis. Se trata de un paisaje sin pretensiones: ni es el más verde ni el más escarpado, ni tampoco el más salvaje, pero destila pureza. Un recorrido por las granjas en cuyas praderas se cultiva cardamomo, mango o pimienta desestresa al más apurado. Sin hablar del ashram de calidad que se esconde en el pico más elevado...

Ni que decir tiene que el recuerdo más solicitado y aplaudido si uno se deja caer por Vagamon es el té oriundo del lugar. El viajero que ame las pequeñas cosas difícilmente saldrá decepcionado de un escenario donde confluye todo lo bueno de la vida en el campo. Resulta bastante habitual tropezarse con religiosos cristianos por la zona, ya que Vagamon encierra el monasterio de Kurisumala, un punto neurálgico para la peregrinación de los fieles. 

Un bar en un camino de tierra perdido por VagamonVagamon se encuentra al oriente de Kerala, a 39 kilómetros de Thodupuzha, 33 de Palai y sobre unos 65 si se viene de Kottayam. Suele pasar inadvertido para el gran público por la grandeza del vecino lago Thekkady, habitual residencia de los tigres...

Daniel Pinilla


Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy