El mundo del grafiti, Teherán y el Imperio PDF Imprimir E-mail
Irán
Un expresivo mural en la antigua embajada de EEUUEn la calles de Teherán suele haber una buena dosis de mierda y de basura a la puerta de sus locales cuando llega la hora de cierre. Los dueños colocan montañas de desperdicio a dos metros de sus locales sin ningún tipo de pudor. La peste puede llegar a ser importante. Sin embargo, a la mañana siguiente todo vuelve a estar decentemente limpio. De hecho, un lugar que sorprende por su limpieza es el gran bazar, el lugar que mueve la tercera parte del comercio al por menor de país. Resulta fácil que más de un millón de personas coincidan por sus callejuelas. Conforman todo un espectáculo ver cómo se sirven zumos de zanahorias, se descarga carne y se ofrecen telas en medio metro cuadrado. Y todo sale a pedir de boca.

Una mezquita dedicada al octavo discípulo de Mahoma se encuentra conectada con uno de los bazares secundarios de la ciudad. La imagen del contraste y hasta fusión entre religión y comercio sustancia el alma de la ciudad. Por cierto, que el interior de la mezquita, todo decorada con espejos de formas imposibles, merece mucho la pena.

El punto opuesto al mercado se encuentra en la antigua embajada de EEUU. De momento está cerrada por las complicadas relaciones diplomáticas entre ambos países. Los alrededores de un edificio de grandes proporciones están cubiertos por pintadas en contra de lo que podríamos denominar el Imperio. Hasta qué punto son producto del pueblo o se trata de propaganda institucional es difícil saberse, aunque en Teherán no se puede decir que haya una gran cultura de grafitis ni mucho menos.

Un cartel con uno de los mártires de la guerra con Iraq El punto turístico más importante de la ciudad es probablemente sea el museo nacional de joyas. Regentado por el Melli Bank, se accede al interior de una cámara acorazada para poder deslumbrarse con increíbles maravillas de coronas, armas, vestidos y abalorios de máxima calidad y coste. No se permiten ni fotos ni nada que se le parezca.

Daniel Pinilla

Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy