Mete un poco de desierto en tu cocina Imprimir
Escrito por Omar Fernández   

Wadi Rum, un desierto con presencia beduinaLas mejores dunas en tu cocina. Los beduinos, cuyo nombre significa morador del desierto en árabe, han representado siempre la hospitalidad y el honor. De ellos proviene uno de los platos más importantes de Jordania, el Mansaf, una excelente combinación entre carne de cordero, arroz y yogur. Os invito a probarlo.

Los ingredientes son un kilo de cordero, tres cuartos de kilo de arroz, una cebolla, 200 gramos de piñones y dos litros de mezcla de yogur del tipo yameed (un yogur seco) con agua caliente (en su defecto usar yogur líquido).

Para la preparación se refríe la carne con la cebolla. Luego se añade la mezcla de yogur o  yogur líquido (si no estás en un país árabe). Así que se deja cocer junto con la carne hasta que esté bastante blanda.

Por otro lado se prepara el arroz en agua, y se le añade cúrcuma al agua para darle color amarillento. Cuando la carne y el arroz están en su punto, se presenta en una bandeja redonda en la que se pone una capa de pan shrak, fácil de encontrar si estás en un país árabe, sino habrá que obviarlo. Así que el siguiente paso es extender el arroz sobre el shrak o directamente sobre la bandeja. Se le pone encima la carne y se riega con el caldo de yogur. Se decora con piñones fritos por encima.

Este plato está considerado  tradicionalmente como un plato servido colectivamente en una gran fuente plana a la que cada uno de los comensales se acerca para tomar su porción con la mano derecha, sin usarse los cubiertos.