¿El banquete de las valquirias? PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 3
MaloBueno 
Austria
Escrito por Matthias Ortner   
Las valquirias, en pleno banquete de corte operísticoLos vieneses son unos amantes de la carne (con todas las de la ley). Con una orografía montañosa, los inviernos resultan bastante fríos, por lo que la necesidad de ingerir una buena cantidad de proteínas es fundamental. Así que recetas carnívoras en este pequeño país hay muchísimas, pero siempre me quedo con el zwiebelrostbraten, una carne braseada con cebolla caramelizada. Sólo con pensarlo se le abre el apetito a cualquier vienés que se precie. Hace años resultaba el almuerzo tradicional cuando tocaba ir a la ópera a ver La Valquiria (Die Walküre), una obra majestuosa de Richard Wagner, de gran predicamento en la capital austriaca.

Los ingredientes no pueden ser más contundentes: una cebolla y media, dos dientes de ajo, dos cucharadas pequeñas de salsa de tomate, un cucharada pequeña de azúcar morena, una cucharada pequeña de pimentón húngaro, 125 mililitros de vino tinto, medio litro de caldo de carne y aceite vegetal. Para la carne se necesita: dos filetes de roast beef de unos 200 gramos por pieza, una cucharada de mostaza de Dijon, sal, pimienta y aceite vegetal.

Picamos una cebolla y los ajos. Luego los salteamos en aceite. Añadimos la pasta de tomate, el azúcar y el pimentón húngaro. Dejamos sofreír un poco. Finalmente desglaseamos la sartén con vino tinto. Agregamos la sopa y la dejamos reducir hasta que se haya alcanzado la consistencia deseada. Esto nos llevará unos 25 minutos de espera. No hay que olvidar remover la salsa de vez en cuando.

Mientras la salsa se reduce, se golpea ligeramente la carne con un mazo. Esto ayuda a la carne a que se ponga tierna. Luego, le frotamos la mostaza y le agregar la sal y la pimienta. Doramos la carne por ambos lados y la dejamos unos cinco minutos más a fuego medio.

Para el relleno, cortamos la mitad de una cebolla en aros finos. Añadimos al jugo restantes de la carne y dejamos que se impregne de sabor. Si queda poca salsa de la carne, añadimos aceite para que los aros de cebolla absorban correctamente la sustancia. Para servir, pondremos la carne con los anillos de cebolla arriba y la salsa por encima.



Matthias Ortner
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy