El legado de Sacher manda en Viena PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 2
MaloBueno 
Austria
Escrito por Christian Gartler   
Un par de botones custodian la puerta del Hotel SacherDesde la catedral de San Esteban, por supuesto hablamos de Viena (Austria), parte la excéntrica calle Kamtner que llega hasta la conocida Ópera. Esta vía peatonal escoltada por las firmas comerciales de mayor prestigio internacional resulta de lo más entretenida para echar un buen rato, donde se une el constante fluir de transeúntes y los más atractivos escaparates de la urbe. No se puede esperar menos de una ciudad tan glamurosa como la que nos ocupa.

Casi al final de la calle nos encontramos un edificio cargado de historia: el Hotel Sacher, fundado nada más y nada menos que en 1876 por Eduard Sacher. Allí empezó a vender la tarta que inventó su padre Franz Sacher y que tanto fascinó a la aristocracia de la época. La Sachertorte sigue siendo unos de los símbolos de la ciudad y comerla en este hotel siempre es posible e incluso romántico, aunque el precio no es de lo más económico. Afortunadamente los ingredientes si lo son y hacerla en casa puede ser una muy buena opción.

Ingredientes: 160 gramos de mantequilla, 50 gramos de azúcar glas, 350 gramos de cobertura de chocolate, cinco huevos, 380 gramos de azúcar, 150 gramos de harina, una cucharada de levadura en polvo, media taza de mermelada de albaricoque y media taza de agua.

Se bate la mantequilla a temperatura ambiente, hasta que esté fluida; luego se le añade el azúcar glas y los 150 gramos de coberturas de chocolate derretidas junto a las yemas. Se bate todo hasta obtener una mezcla muy cremosa. Por otro lado se montan las claras a punto de nieve con 80 gramos de azúcar. Se suman a la primera crema con movimientos envolventes, para que no se bajen. Para concluir, se incorpora la harina tamizada con la levadura, muy poco a poco. Se mezcla todo de nuevo.
Se engrasa un molde de de unos 25 centímetros de diámetro, con mantequilla y enharinado ligeramente.

Se vierte la crema y se cuece en el horno que previamente se precalienta a 180º centígrados durante media hora. Tras sacarla del horno se separa del molde y se espera que se enfríe. Luego se parte la mitad en dos discos para extender la mermelada en uno de los discos y colocar el otro encima. Untar los laterales y la superficie de mermelada. Para concluir se coloca sobre una rejilla y se baña con el chocolate.
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy