Azerbaiyán
El remanso de un caravasar tras 'senderear' por el Cáucaso PDF Imprimir E-mail
Azerbaiyán
Escrito por Gabriele Gariglio   

El caravasar de Shaki aún vive la ruta de la seda.Muy cerca de Bakú se pueden visitar los volcanes de barro donde hay unos jeroglíficos o petroglifos que no llegué a ver. Al igual que hay un templo zaratrústico donde había un fuego permanente con gas que emanaba de la piedra, aunque el fuego se apagó recientemente y lo reemplazaron por uno artificial.

Uno de mis destinos fue Quba, una ciudad pequeña al norte que conserva todo su sabor ex-soviético. Me quedé en un hotel de ese periodo. Se podía ver que fue esplendoroso, pero ahora se encuentra con el problema de abastecimiento. De ahí  me trasladé a Xinaliq, también una localidad casi diminuta en las montañas del Cáucaso, con escenarios impresionantes. Lo curioso es que hablan un idioma único en el mundo, es decir tan sólo para las mil personas que habitan en el pueblo. Conocí a una georgiana que hacía una tesis sobre ésto y me explicó que esta lengua comparte raíces con el georgiano y el armenio, sería la tercera pata de las lenguas caucásicas.

Leer más...
 
El alto precio de llegar a Baku compensa PDF Imprimir E-mail
Azerbaiyán
Escrito por Gabriele Gariglio   

Muchos pozos petrolíferos en el Mar CaspioEntré en Azerbaiyán desde Irán, por una ciudad en el mar Caspio, Astara. Un autobús te deja casi en la misma frontera iraní. Aunque tuve que coger un taxi porque el paso fronterizo estaba en una de las calles de la ciudad, extraño. Era como atravesando una casa.

Estaba un poco asustado porque tenía vídeos iraníes de manifestaciones. Afortunadamente no me registraron, porque esto es riesgo de ir a la cárcel. Pero los problemas empiezan dentro de Azerbaiyán. Unos viejos autobuses abandonados hacen las funciones de puesto fronterizo. Los iraníes para pasar suelen dejar diez dólares en el pasaporte y parece que funciona bien la cosa. Yo con mi visado y sin ese regalo dentro del pasaporte, me tuvieron más de tres horas esperando.

Leer más...