Los paisajes lunares de Creus y el gran Dalí PDF Imprimir E-mail
España
Dos cabezas decoran la casa de Dalí en Port-LligatCuando se anda por la Costa Brava, concretamente por Cadaqués como base de operaciones, existe un buen puñado de excursiones que suponen un pecado dejarlas aparcadas. En primer lugar está el impagable paisaje lunar del Parque Natural de Cap de Creus. Resulta muy curioso, sin apenas vegetación (tan sólo unas flores amarillas que están protegidas), casas  totalmente integradas entre rocas de pizarra, grandes acantilados y calitas casi inaccesibles... Casi al final del camino se encuentra el faro donde se rodó El faro del Fin del Mundo; siempre hace un viento endemoniado pero el sitio es mágico...

Por supuesto, otro punto clave es la Casa de Salvador Dalí en Port-Lligat. Resulta conveniente ir en coche, pues andando es un buen pateo. La casa está llena de curiosidades del genio y se permite realizar fotos. Enfrente del recinto se ubica una pequeña islita de arena con una casa en ruinas llena de gaviotas, donde se puede gestionar un paseo en barca... previo pago, eso sí.

En el mismo pueblo de la casa de Dalí, lo suyo es subir por la calles hasta la iglesia de Santa Marina. Parece no tener nada especial, pero es muy minimalista y tiene un pequeño mirador desde donde se divisa un islote: las puestas de sol son únicas. Por el pueblo se ubican diversas galerías de arte muy curiosas y  pequeños museos de Dalí.

Tampoco hay que dejar de lado la opción de visitar el vecino Port de la Selva.

Por supuesto, cuando se regresa a Cadaqués hay que rematar la jornada con una copita de calidad. Lo apropiado es en el Hostal Dalí en la Rambla, también aporta el Habbana, con música en directo por la noches, y el Casino donde hay que probar una cremat y jugar al futbolín.

Elsa Pérez
Comentarios (1)Add Comment
0
merche
marzo 08, 2011
Votos: +1
...

muero con Dalí. conozco el lugar y lo recomiendo

Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy