El cabo de las rocas PDF Imprimir E-mail
España
Una estatua de Dalí preside el paseo marítimo de CadaquésEl sentido etimológico de Cadaqués, el pueblo más oriental de la península ibérica, hace referencia a las imponentes rocas que se dibujan en su costa y promontorios. El histórico aislamiento del lugar le sirvió para ejercer un fuerte influjo y atractivo en no pocos artistas a lo largo de la historia, algo que se ha ido apagando en los últimos años. Marcel Duchamp, Salvador Dalí, Federico García Lorca, Eugenio D'ors, Joan Miró o Pablo Picasso son algunos de los ejemplos más significativos.

El casco antiguo de Cadaqués es una gozada. Más que pequeño, es de dimensiones perfectas. Varias callejuelas se entrecruzan con un peculiar empedrado, relativamente incómodo pero de buen gusto. La corona de la parte vieja es la Iglesia de Santa María, levantada en el siglo XVII, pero de estilo gótico y con la fachada principal encalada por completo.

El cinematográfico Faro de Creus, al atardecerA tiro de piedra del casco urbano, donde no faltan detalles (lo mismo se puede degustar pescado que tomar platos vegetarianos o una copa de calidad en su clásico Casino con vistas al mar) se encuentra el Parque Nacional del Cabo de Creus, que lo es desde 1998. Es el único en España con dos zonas delimitadas: la marítima y la terrestre. Esta última toca más municipios aparte de Cadaqués: Llança, Palau-Saverdera, Pau, Port de la Selva, Roses, Selva del Mar y Vilajuïga.

Imprescindible resulta el paseo al faro de Creus, el conocido 'faro del fin del mundo'. Más espectacular aún si el día es de fuerte viento y temporal. La cosa del nombre cobra sentido en ese momento más que nunca. Es lo que tiene mirar a un lado y ver los Pirineos nevados y tener en el otro la costa del pacífico Cadaqués.

Daniel Pinilla

Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy