La casa del genio en Portlligat PDF Imprimir E-mail
España
La cama de Dalí y Gala preside el dormitorio a dos alturasSi fascinante resulta la visita al Museo de Dalí en Figueras, posiblemente más lo es conocer el lugar donde durante medio siglo vivió el genio ampurdanés. De hecho, la actual Casa-Museo ubicada en Portlligat fue la única residencia estable de Dalí desde que dejó de ser un niño. En este privilegiado rincón del Cabo de Creus vivió junto a Dala hasta que le sorprendió la muerte a su amada y se trasladó al Castillo de Púbol por no poder resistir el dolor.

No todos los días se tiene la oportunidad de pasear por las estancias más íntimas de un genio artístico, y más si están de la misma forma que como él las dejó al abandonar la casa. Todo en el lugar es daliliano, desde el único dormitorio (las visitas pernoctantes no se estilaban), desde cuya cama se podía ver el amanecer por un ingenioso juego de espejos, hasta la habitación ovalada de Gala, en cuyo centro geométrico se produce un eco perfecto.

Hay incluso un par de cuadros que quedaron a medio terminar en el estudio y que se pueden admirar. También se aprecia el ingenioso sistema de sostén de las telas por el que Dalí podía pintar siempre sentado, aunque los cuadros fueran de grandes dimensiones.

El jardín de la casa está salpicado de huevos y cabezasNo son pocos los animales disecados que se encuentran por las estancias. Muchos de ellos son cisnes, símbolo de la inmortalidad. Dalí gustaba de colocar velas encedidas en sus cabezas para apreciar el espectáculo único cuando nadaban sobre el agua. Incluso una vez lo intentó con bombillas y por cierto no muy buen resultado.

Los huevos son formas que se repiten por doquier. Se trata de la imagen de la fecundidad, algo recurrente en alguien que no tuvo descendencia. Uno de los huevos está roto y Dalí gustaba de meterse dentro para fotografiarse.

El plato fuerte es la piscina. Daliliana al cien por cien: hay un enorme muñeco de Michelín, una réplica de la fuente de los leones de La Alhambra decorada con figuritas con trajes folclóricos y neumáticos Pirelli y unos asientos coronados por una bombilla de un faro. Como suena.

Daniel Pinilla

Comentarios (1)Add Comment
0
Adrian
diciembre 12, 2013
Votos: +0
Dali, impresiones

Gracias Daniel, he leído tu post y es muy interesante. estoy de acuerdo contigo en que no siempre se tiene la oportunidad de pasear por las estancias más íntimas del genio de Dalí... Hace un par de años cuando estuve por allí de visita, que experiencia!!!, he comprado unos souvenirs de los ya famosos huevos de Dalí...
El caso es que con la crisis que tenemos ahora en España me tengo que deshacer de ellos smilies/cry.gif

Los he puesto en venta aqui por si alguien esta interesado en tenerlos, desde ya os digo que los huevos de Dalí son preciosos y grandes.. no dudéis en mirarlos en la subasta o ponerse en contacto conmigo.

Gracias viajeros.

Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy