Fabes en blanco y negro PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 2
MaloBueno 
España
Una señora asturiana de toda la vidaEl imaginario común asocia la imagen de Asturias con las fabes, si aprieta el hambre. Esta excepcional legumbre se ha convertido en seña de identidad del Principado, tanto que los platos que se elaboran con fabes como base principal han sido escogidos como plato de celebración en no pocas fiestas populares del lugar. La Semana Cultural de les Fabes en Villaviciosa y el Festival Gastronómico de les Fabes de San Martín son un uen ejemplo de ello. Hablar de cuchareo y de fabes es hacerlo de comer en condiciones.

Entramos en materia con una sopa de fabes al estilo antiguo, como se hacen las cosas en la cocina. Sin prisas.

Necesitaremos pasarnos por el mercado para aprovisionarnos de medio kilo de fabes (asturianas), una oreja de cerdo salada, aceite de oliva extra y sal. Hace falta un litro de caldo de carne, que se prepara de forma casera con una cebolla, tres zanahorias, un par de  puerros, tres dientes de ajos, un cuarto de repollo o un apio, un tomate, un pedazo en condiciones de morcillo de ternera, cuarto de pollo, un hueso de la rodilla de ternera, un hueso de espinazo de cerdo y otro hueso más, éste de jamón.
 
El caldo se cuela una vez preparado. Luego se le quita la sal a la orjea, se queman los pelos, se lava y se pone a hervir. Con cuidado se van eliminando las impurezas que suelta. Se añaden las fabes y cuando queden sólo cinco minutos para que estén listas, se le añade la sal. Ése es el momento justo.

Luego se retiran del fuego y se trocea la oreja. Las fabes se pasan por una trituradora y se le agrega caldo de carne. El puré se pone en una olla con la oreja, se añade el resto del caldo y se cuece unos veinte minutos.

Parece imposible que haya algo más sabroso...



Paulo Garrigues

Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy