Roma recibe el Año Nuevo en plan bacanal PDF Imprimir E-mail
Italia
Escrito por David Navarro   
La multitud llena la Piazza de SpagnaLa noche de fin de año es uno de los momentos más especiales del año. Normalmente promete mucho, pero todas esas expectativas pueden llegar a no cumplirse. Lo importante es siempre tener un buen plan. Así que me junté con unos diez o doce amigos para pasar esa velada en Roma, lugar que a priori parece de lo más llamativo.

En una ciudad ajena al quehacer diario de uno, no resulta una tarea sencilla atinar con la mejor forma de celebrar la llegada de nuevo año. Un ejemplo claro es que ni siquiera en tu propia urbe, se sabe por qué optar. En una noche complicada. Con muy poco tiempo hay que tener en cuenta varias variables, la primera: ¿dónde se reúnen los romanos de pura cepa a las doce de la noche? Pues bien, nos enteramos que hay varios puntos, pero especialmente la cosa se concentra en la Piazza del Popolo y en la Piazza de Spagna.

Una segunda variable importante es dónde celebrarlo pasado ese momento. Hay dos opciones: una fiesta privada o bien una discoteca. La realidad es que la ‘ciudad eterna’ no es muy popular por su nightlife, de hecho había escuchado de era una ciudad incluso aburrida. Este aspecto complicaba mucho este punto. Preguntando a todo bicho viviente de la ciudad, llegamos al veredicto de Gilda, una discoteca que peca de muy pija. Su situación junto a la Piazza de Spagna la hacían de ubicación ideal, ya que coincidía con la variable número uno. Por supuesto un día antes fuimos a comprobar precios y normas de entrada, para no dejar opción al fallo. En este caso nos comentaron que había que ir elegante.

Faltaba la tercera variable, el restaurante. De esos sobran en Roma. Pero todos estaban llenos con reservas. Todo apuntaba a una cena en un McDonnalds o similar cuando un soplo nos habló de un restaurante junto la piazza de Spagna que no aceptaban reservas. Todo cuadraba. Las tres variables unidas por sólo unos pasos, era perfecto en un día que los trasportes públicos suelen ser más que imposibles para cogerlos.

Muy buen ambiente en la selecta GildaNos plantamos en la puerta del Ristorante Alla Rampa a eso de las siete de la tarde. Parece pronto para cenar, pero la cola que esperamos nos hizo empezar a comer casi a las nueve. Ese rato se hizo ameno con una buena logística de bebidas de trago largo que ayudaban a combatir el frío romano. La comida fue excelente, con muy buen ambiente entre las mesas. A las once y media nos fuimos a las escaleras del la Piazza de Spagna donde continuamos entre la muchedumbre con los combinados de nuestra cosecha hasta llegar al momento más esperado, la media noche. Durante unos minutos se podía ver un cielo repleto de fuegos artificiales sobre la ciudad que iluminaban incluso la cúpula del Vaticano. La nota la puso algún gracioso que le dio por usar un extintor y teñir a media plaza de blanco. Por eso es bueno ir siempre equipado con un chubasqueros.

Con una buena castaña pasamos al calor de Gilda, eso sí, todos con chaqueta y corbata. La discoteca estaba a reventar, con un ambiente buenísimo. Algunos cantantes daban lo mejor de sí desde el escenario y divertían al público. Hay que decir que las copas estaban a un precio prohibitivo, pero como veníamos bastante cargados no hacía mucha falta el repostar para aguantar el resto de la noche.

Fue de los fines de años en que todo salió perfecto, de principio a fin. Sin duda es una señal de buen augurio para el año venidero.




David Navarro

Comentarios (1)Add Comment
0
alex
enero 15, 2011
Votos: +1
...

excelente historia. se ve que el equipo se bebe el agua de los floreros

Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy