Sapore di mare sapore di sale PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
Italia
Escrito por David Navarro   

El puerto napolitano, entrada de lo mejor y lo peor Mi etapa de vida en Alemania me marcó un antes y un después. Lo afirmo desde el punto de vista gastronómico. Poco sabía cuando llegué allí, pero volví a mi tierra con alguna receta que otra bajo el brazo. La que voy a explicar, me la enseño un amigo napolitano, Genaro, tras sorprender a todos los presentes con un delicioso plato de pasta muy marinero, como es típico en su ciudad.

Los ingredientes para tres personas (y que la cosa cunda) serían medio kilogramo de espaguetis (Barilla es mi marca favorita), cuatro dientes de ajo, un 'peperoncino' (o bien cayena, o chile), pimienta blanca, sal, aceite de oliva, dos latas de berberechos (una si es algo más grande, lo ideal es unos 80 gramos), vino blanco y perejil.

Lo primero que se hace es cocer la pasta, para ellos calentamos el agua con abundante sal. Cuando está en ebullición echamos los espaguetis. Se deja cocer tantos minutos como indique el envase, para que salga al dente. Con el minutaje justo los escurrimos y lo dejamos en la escurridera.  

Para la salsa, ponemos una fina capa de aceite de oliva en una sartén y dejamos que se caliente. Laminamos los ajos y lo echamos en la sartén, también echamos el peperoncino o el chile. Antes de que se doren los ajos le añadimos los berberechos, por supuesto con el líquido en que vienen en la lata. Dejamos unos cinco minutos mientras se consume el líquido. Tras eso vertemos el vino blanco en la sartén, pero con el truquillo que se echa primero en la lata sobrante de los berberechos, para que mezcle un poco de sabor al vino. Y nos servirá también como medida de vino a echar. Dejamos que se vaya consumiendo durante unos cinco minutos a un fuego fuerte y le rociamos de pimienta blanca al gusto. Y terminamos con una pequeña lluvia de perejil.

Con la salsa lista, se añade la pasta en la sartén, si cabe toda perfecta, sino con parte se consigue el efecto deseado para que se impregne de todo el aceitillo de la superficie de la sartén (otros de los secretos napolitanos). De ahí se mezcla en un recipiente y está listo para servir.

Tras muchos años de práctica, he ido evolucionando el plato y siempre le añado gambas y gulas. Lo recomiendo y quedará una autentica pasta 'frutti di mare' para chuparse los dedos.


David Navarro

Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy