El baloncesto es sagrado en Lituania PDF Imprimir E-mail
Lituania
Arvydas Sabonis, junto a otros asesEs curioso pasearse por Vilnius y detectar que tantos años de proximidad con Rusia por aquello de la URSS no ha servido para que las relaciones entre los dos países sean ahora las mejores. Un agregado diplomático de la embajada italiana en Lituania con nombre de futbolista caro me previno entre cerveza y cerveza, "hay un chiste que se comenta en Bruselas cuando existe un asunto sobre el que los países deben posicionarse. Siempre se dice para saber qué postura adoptará Lituania sólo hay que esperar a ver qué hace Rusia y ellos tomarán directamente la contraria. No, no se llevan demasiado bien".

Supongo que el tema provendrá de la represión que muchos lituanos entienden que han sufrido durante algunas décadas. Precisamente ahí es donde hay que encajar la auténtica pasión que en Lituania se siente por su deporte nacional, el baloncesto.

Durante muchos años, buena parte de la selección de baloncesto soviética era de origen lituano. Me comentó el italiano que ésa era la vía de escape soterrada para que fluyera un sentimiento nacionalista y cuasi independentista. A día de hoy, Lituania es una potencia internacional en esto de la canasta, a pesar de que el país es pequeñito en sus dimensiones. La gente está como loca por el baloncesto, lo echan por la tele a cada rato. Incluso en el hostal llegué a ver un encuentro de veteranos (hombres) contra mujeres, algo no muy habitual supongo. No sé quién ganó, creo que los primeros pero por poco.

Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy