Moldavia
Chisinau descansa de día para vivir de noche PDF Imprimir E-mail
Moldavia
Escrito por David Navarro   
El príncipe Esteban el Grande es el héroe nacionalChisinau, la capital moldava, extraña a su llegada. Realmente tan sosegada a primera vista, da la imagen de ser más pueblo que ciudad. Todo está casi en silencio, poquísima gente en la calle. A veces la primera impresión es la que cuenta. Pero eso había que contrastarlo. Ya que estaba aún en un barrio algo periférico.
 
Así que me trasladé al centro, donde mi amigo húngaro, Andras, como siempre muy hospitalario, me cedió su apartamento como base para conocer la urbe. Todo seguía igual, tranquilísimo. Poco tráfico y pocos peatones por las vías públicas. Todas las circunstancias de calma invitaban al paseo. En unos diez o quince minutos se llega a la arteria principal de la ciudad, la avenida Stefan cel Mare. Parece que hay algo más de vida, en cuanto a personas, pero el silencio sigue siendo predominante. Aquí están las grandes cadenas internacionales como McDonald’s y otros. Pero un mercado muy curioso se halla en el acerado, una hilera de puestos ambulantes que venden miel. Lo peculiar es que todo está lleno de abejas. Siempre que he visto una abeja en mi vida la miras con recelo, porque puede picar, pero al haber tantas, y tan obstinadas por la miel, no le prestas ninguna o ‘casi ninguna’ atención.
Leer más...