Perast: 300 habitantes, 16 iglesias y 17 palacios PDF Imprimir E-mail
Montenegro
Una damisela pasea por Perast un día de veranoNo son pocas las ciudades que se consideran remedos de la gran Venecia. Quién no ha oído hablar de la Venecia del norte, del sur, del este o incluso de América. En realidad son pocas las que resisten la comparación con dignidad, pero algunas sí resultan dignas del calificativo. Perast es la versión montenegrina. Con escasos 300 habitantes, se levanta orgullosa en la bahía de Kotor con sus 16 iglesias y 17 palacios. La proporción no es pequeña.

Junto a las aguas del Adriático, se trata de un pequeño tesoro, el clásico lugar de que uno se sorprende al llegar por su poca repercusión en el exterior. Mejor, cualquier síntoma de masificación se lo podría llevar por delante. Alguna celebridad como Michael Douglas ya lo ha descubierto y se ha dejado ver por allí, lo que la ha colocado en el escaparate.

A unos 800 metros de distancia de la costa, unos cinco euros si se acuerda un paseo en bote con algún marinero del lugar, se encuentran las islas de Nuestra Señora de las Rocas, dos en total. Una de ellas es artificial y está coronada por una pacífica iglesia. Se puede intentar la gesta de alcanzarlas a nado. Servidor lo hizo y no es Michael Phelps...

Las aguas están limpias aunque son oscuras. Un chapuzón en un enclave con tanto encanto no tiene precio, justo antes de degustar una cerveza helada o un vaso de tinto. Si alguien quiere marcha, la poca que hay se concita en el Pirate Bar, justo en la orilla.

En las inmediaciones del pueblo, a un paseo de sus calles empedradas, está la impagable iglesia de San Mateo, del siglo XVII. Es imprescindible una parada para admirar la bahía desde sus muros y preguntarse por qué la vida no es siempre así.

Daniel Pinilla

Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy