Polonia
Un kaczka con el horno a punto PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 2
MaloBueno 
Polonia
Escrito por Ewa Lewandowska   
Un par de patos pasean en un parqueLos platos al horno dan mucha alegría a la cocina polaca. Así que no encuentro los motivos para no explicar (alegremente, por supuesto) cómo hacer uno de ellos, el kaczka z jabłkami. El nombre puede ser complicado para el que no entienda polaco, pero su traducción evoca lo que vamos a preparar, un pato asado con manzana. Animo a aquéllos pocos atrevidos con el pato. No piensen en Donald y sí en que se trata de un ave deliciosa en la mesa. 

Ingredientes: un pato de dos kilos, sal, mejorana, una cabeza de ajo machados (opcional) , un kilo de manzanas, y una cucharada de agua.

Primero lavar el pato y dejarlo seco. Refregar por dentro  y por fuera con la sal, la mejorana y el ajo. Colocamos en un recipiente con tapadera y lo dejamos reposar a temperatura ambiente durante una hora.
Leer más...
 
Los mongoles olvidaron el pierogi en Polonia PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 2
MaloBueno 
Polonia
Escrito por Ewa Lewandowska   

Gengis Khan llevó el Imperio Mongol hasta territorio polacoUn plato muy típico polaco que hace recordar a los raviolis italianos es el pierogi. Se trata de una pasta con un relleno muy variado según el lugar y tradición. Dicen que fueron los tártaros o los mongoles los que en algunas de sus incursiones en la Europa del este dejaron su legado gastronómico. Les propongo mi receta.

Para hacer la pasta se usan dos tazas de harina, tres cuartos de taza de agua caliente, un huevo, una cuchara de sopa de aceite vegetal, media cuchara pequeña de sal. Para hacer el relleno necesitaríamos dos patatas grandes o cuatro medianas, tres lonchas de queso de Velveeta, dos cucharadas de crema de queso, sal y pimienta.

Leer más...
 
Golonka sólo necesita paciencia PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 3
MaloBueno 
Polonia
Escrito por Ewa Lewandowska   

La plaza principal polaca es perfecta para degustar el GolonkaLa carne de cerdo es muy apreciada en mi país, Polonia. Quizás, la parte del cochino más conocida y apreciada es el codillo. Dicen que no es fácil cocinarlo, pero yo vengo a demostrar lo contrario. Concretamente les propongo uno de los platos más populares y fácil de encontrar en cualquiera de los restaurantes de Varsovia: se trata del Golonka. Veréis que no tiene secretos y es sabrosísimo.

Ingredientes: dos codillos de cerdo, sal, pimienta, una cebolla, comino, medio litro de Agua y un cuarto de litro de cerveza.

Leer más...
 
Caza un ‘bigos’ con un solo tiro PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 2
MaloBueno 
Polonia
Escrito por Ewa Lewandowska   

Mapa polaco con las distintas especies de cazaUn plato muy nacional en Polonia es el bigos, una mezcla entre col amarga y distintos tipos de carne y setas. Ha sido desde siempre considerada una comida de cazadores. Pero aquí nos dejamos de disparos y damos la receta.

Los ingredientes serían un kilo y medio de chucrut (col agria), un kilo de jamón hueso o carne de cerdo, 30 gramos de setas secas cortadas, once tazas de caldo vacuno, otro más de repollo cortado como chucrut, una cucharas de mantequilla o margarina, medio de salchichas polacas cortadas en cubos de uno a dos centímetros, medio kilo de tocino cortado en cubos de uno a dos centímetros, dos hojas de laurel, diez bayas de pimienta inglesa, sal y pimienta molida.

Leer más...
 
Los polacos también entienden de dumplings PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 7
MaloBueno 
Polonia
Un grupo de niños polacos con el traje tradicionalYa sé que todo el mundo asocia los dumplings a los chinos y vale, no les voy a quitar mérito. Ellos, aparte de ser un montón, cuentan con una excelente tradición culinaria que ha colocado a sus dumplings en la cresta de la ola. Pero les invito a conocer cómo nos las gastamos en el corazón de la vieja Europa, en Polonia, mi país.

Aquí los conocemos por el nombre de knedles y son dulces. La forma de prepararlos no resulta complicada. Ahí va el tema: cocemos patatas en un poco de agua con sal. Las escurrimos y pasamos por el pasapurés. Al resultado le añadimos huevos, sal y harina para que quede una masa bien espesa, que no sea pegajosa. Entonces deshuesamos las ciruelas que antes hemos lavado. Partimos la masa en trozos y hacemos cilindros que no salgan muy gruesos para con un rodillo formar tortitas. Ponemos ciruelas en cada tortillas, le espolvoreamos algo de azúcar y pegamos los bordes para formar una pasta redonda. Hasta aquí vamos bien, ¿no?
Leer más...