El mundo subterráneo de Kaymakli y Derinkuyu PDF Imprimir E-mail
Turquía
Escrito por David Navarro   
Un dibujo muestras las galerías de DerinkuyuLa Capadocia es posiblemente el reclamo más turístico en Turquía... tras Estambul. Dentro de sus posibilidades llama mucho la atención la existencia de ancestrales ciudades subterráneas. Incluso dos de ellas son patrimonio de la humanidad por la UNESCO.    

Los antiguos habitantes de estas tierras utilizaban estos habitáculos bajo tierra para salvarse de los tiempos de conflicto, se ocultaban aquí y podrían estar viviendo incluso durante seis meses. Es un fruto de muchas generaciones. El resultado son túneles de ventilación, cuadras, habitaciones, iglesias, salas de reuniones, graneros y muchísimos pasadizos.

La primera en visitar es la de Kaymakli, por estar más cercana a Göreme. Es todo un entretenimiento el ir de galería en galería. Probablemente es la más visitada, porque muchos turistas se conforman con ver una, y dejan de lado la siguiente. El caminar por dentro es bastante sencillo, ya que hay unas flechas rojas que indican el camino y unas azules que indican el regreso, ningún tipo de problema para hacer el recorrido por cuenta propia. La iluminación es perfecta. Pero no está de mal llevar una linterna y adentrarse por una de las galerías no iluminadas. La realidad es que sólo una pequeña parcialidad de la ciudad está visitable. El recorrido dura unos cuarenta minutos. El coger un guía puede ayudar a que te expliquen con más detalles para que sirviera cada lugar y que te adentren por algún otro camino fuera del recorrido.

La otra ciudad bajo tierra es la de Derinkuyu. La entrada está en el interior de un pueblo de interior muy característico. Una escalera te conduce al interior. En esta ciudad se llegan a bajar hasta seis niveles, es su principal característica respecto a las otras. Además las galerías llegan a ser más estrechas. Se puede sentir claustrofobia como te emparedes entre los turistas que suban y bajen dentro de un mismo túnel. Aquí se aprecia muy bien el sistema de puertas para sellar los pasadizos ante cualquier entrada de un enemigo. Estos hormigueros para humanos son un auténtico laberinto.

Estas dos ciudades separadas por unos diez kilómetros dicen que están conectadas bajo tierra. Alucinante. Ahí algunas ciudades más por la zona, pero no tan espectaculares.




David Navarro

Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy