Marcus Gavius Apicius va de cuchareo PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 1
MaloBueno 
Turquía
Escrito por Umut Ünal   
Una reedición de la obra de Marcus Gavius Apicius El interior de Anatolia resulta tremendamente caluroso en verano y muy fría en invierno: las oscilaciones de temperatura son tremendas, algo propio del clima continental. Una de las míticas cuevas de la Capadocia podría servir para resguardarse de las bajas temperaturas, pero lo malo es que no siempre cogen a mano. Claro que una buena sopa humeante también puede ayudar para entrar en calor... y es más fácil de conseguir. Una propuesta interesante turca es la sopa de tarhana.

A modo descriptivo hay que reseñar que el tarhana es un alimento seco que se elabora con granos de trigo ligeramente molidos, yogur y verduras fermentadas para luego dejar que se seque. Hoy en día no se sabe los orígenes de esta mezcla, pero puede que incluso se usara en la época romana como espesante, ya que es nombrado por el gastrónomo Marcus Gavius Apicius en su conocido y celebrado libro ‘De re coquinaria’.

Vamos con los ingredientes: cien gramos de tarhana de yogur seco, una cebolla, un pimiento verde, un tomate sin piel, cien gramos de ternera picada, un litro de agua, 25 gramos de perejil, 25 más de menta fresca, pimienta blanca, chile en polvo y su poquito de sal.

Para comenzar se trocea la cebolla, el tomate y el pimiento verde. Por otro lado se engrasa una olla con mantequilla y se usa para dorar la cebolla a fuego lento. Sin quitar la cebolla se incorpora la carne picada, el pimiento verde, y el tomate. Además se añade un litro de agua y de deja hervir unos cinco minutos. Transcurrido ese tiempo se condimenta con pimienta y chile.

Paralelamente se pone en remojo la tarhana en agua templada. Se va batiendo para que coja consistencia. Luego se añade a la sopa anterior y se deja reposar. Lo más importante es tomarla caliente y añadiéndole perejil y menta para ponerle la guinda.

Umut Ünal

Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy