Los 'riquísimos' muslos de Victoria PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 2
MaloBueno 
Australia
Escrito por Marc Harvey   

Formaciones rocosas de los 12 Apóstoles en VictoriaMis padres tienen una granja a las afueras de Melbourne, la capital del estado de Victoria en Australia. No voy mucho por allí, porque prefiero la ciudad, pero mi madre sabe que en mis visitas no puede dejar de prepararme un plato muy tradicional de estas tierras, un pollo guisado a las hierbas provenzales acompañado de patatas machacadas. Se trata de una comida muy elaborada pero que tiene un sabor único, un sabor a campo australiano.

Ingredientes para cuatro raciones: ocho muslos de pollo, una cebolla grande en rodajas finas, dos ramas de apio cortado en rebanadas de dos centímetros de espesor, cuatro dientes de ajo machacado, un cuarto de champiñones laminados, dos latas de 400 gramos de tomate triturado, un litro de caldo de pollo, 150 gramos de guisantes congelados, 40 gramos de aceitunas de Kalamata, una cucharadita de hierbas provenzales (tomillo, salvia, romero, perejil y cebollino), un cuarto de taza de hojas de albahaca picadas, medio kilo de patatas peladas, dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra, sal y pimienta para sazonar.

Preparación: primero precalentar el horno a 180 ° C. Después calentar el aceite en una sartén antiadherente a fuego medio.  Se le añade piernas de pollo y cocinar hasta que se dore, dándole la vuelta de vez en cuando. Tener a mano un recipiente de horno con tapadera o una bandeja cubierta con papel de aluminio para después meter el pollo.

Añadir la cebolla y el apio a la sartén y remover durante cinco minutos o hasta que estén tiernas. Agregar el ajo y los champiñones y agitar durante un minuto o hasta que esté tierna. Se agregar los tomates, aceitunas y el caldo hasta llegar a la ebullición. Será el momento de meter el pollo en el horno. Cubrir el recipiente con la tapa bien ajustada, o bien papel de aluminio, y hornear durante media hora hasta que el pollo esté tierno.

Tras esto, se introducen los guisantes, las finas hierbas y hojas de albahaca, y luego volver al horno durante otros cinco minutos. Mientras tanto, cocinar las patatas en una olla de agua hirviendo hasta que estén tiernas y escurrir bien. Pasarlas a un bol y añadir el aceite. Mezclarlas bien aplastándolas un poco.

Servir las patatas con el pollo rociado con albahaca. Y listo para la mesa.

Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy