Una semana por tierras flamencas PDF Imprimir E-mail
Multi-país
Escrito por Celia Palacios   
Las bicicletas y canales crean el paisaje de ÁmsterdamDía 1. Llegada al aeropuerto de  Bruselas. Viaje a Ámsterdam en tren (unas tres horas aproximadamente, 45 euros). Búsqueda del hotel y paseo de reconocimiento de la ciudad, plaza Damme, plaza  Rembrandt y barrio Rojo (curioso visitarlo a partir de las nueve de la noche). Maravillosa ciudad de canales, invadida de bicicletas (aunque hay que tener bastante claro el itinerario que vas a hacer y como circular con ellas, si quieres alquilar una, ya que por el carril bici van también motos, en ambos sentidos, aunque te puedes encontrar bicis también por las aceras y las carreteras en todos los sentidos posibles). Importante destacar la ausencia del ruido del tráfico, lo que la convierte en una ciudad con un ambiente especial.

Día 2. Museo Van Gogh (grandes colas aunque van rápido). Museo de la Heineken. Por la tarde Paseo por el Mercado de las flores y visita a la casa más estrecha del mundo (eso cuentan) la número 7 de la calle Singel, un metro de ancho.

Día 3. Excursión organizada en autobús (35 euros) a las ciudades de Zaanse Schans, donde existen unas vistas preciosas de molinos de viento. Volendam, ciudad pesquera desde donde cogimos un barco hacia la preciosa isla de Marker. Son zonas que se encuentran por debajo del nivel del mar, por lo que son muy famosas por la infinidad de diques construidos. La excursión incluía también visita a una fábrica de quesos y otra de zuecos. Lo bueno de hacerlo de manera organizada es que en una excursión de cuatro o cinco horas visitas las tres ciudades sin preocuparte del transporte ni horarios, cosa que de forma independiente se puede tardar un día o más. El inconveniente es que no te puedes parar todo el tiempo que quisieras.

Por la tarde paseo de nuevo por la ciudad, por la zona del Barrio Judío, casa museo de Ana Frank (es más recomendable ir por la mañana y antes de que abran pues las colas son muy muy largas y no van demasiado rápidas, una hora, hora y media) y las pintorescas casitas barco. Visita a uno de los coffeshop más famosos de la ciudad, Bulldog. También el puente más estrecho del mundo (levadizo).
 
Día 4. Paseo por Voldenpark, y de nuevo a la estación de trenes dirección Brujas (39 euros aprox). Cambio obligatorio de tren en Amberes donde aprovechamos para almorzar y visitar la maravillosa Grote Markt.

Llegada por la tarde a Brujas (40 minutos desde Amberes). No hay que pasar por Brujas sin disfrutar de un paseo nocturno por la ciudad.

Día 5. Paseo por la ciudad siguiendo las dos rutas indicadas por la amable dueña de nuestro hotel. Entre otros lugares en estas rutas se llegaban  a la Plaza de la Torre (Beefroi) Torre que sus habitantes la consideran como máxima representación de la ciudad con sus 366 escalones y sus 83 metros de altura, Plaza del ayuntamiento, museo del chocolate, museo de los encajes  (el artesanado textil más típico de brujas), hasta la zona dónde se encontrarían las antiguas murallas de la ciudad y donde hoy se mantienen en pie todavía tres molinos de viento. También disfrutamos de un paseo en barco por el canal principal de la ciudad de una media hora aproximadamente.

Por la tarde, vuelta a la estación y tren hacia Gante (media hora, doce euros aproximadamente). Instalación en el albergue. Visita por la tarde al centro de la ciudad. Centro más pequeño, y se ve con bastante rapidez.


Día 6. Tren para Bruselas (12 euros aproximadamente). Nos instalamos en el hotel y  fuimos en metro al Atomium. Con el billete de metro para un día (cuatro euros aproximadamente), nos pudimos mover de una manera bastante rápida y visitar las zonas más interesantes aunque distaran mucha distancia unas de otras para ir a pie. En Bruselas  se nota una mayor afluencia de turismo, sobre todo para ver al "Mannenken pis".


Día 8.Tren para el aeropuerto, regreso.

Celia Palacios
Comentarios (1)Add Comment
0
viola
septiembre 07, 2010
Votos: +0
...

muy buena propuesta

Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy