El 'milagro' de la acupuntura PDF Imprimir E-mail
NOTICIAS Triplannet.com
Escrito por NOTICIAS Triplannet.com   
Un grabado chino sobre acupunturaMomento para las agujas. Cuando la acupuntura se dio a conocer en Occidente, parecía más la impresión de tratarse de algo basado más en magia que medicina. Con el tiempo se reconoció como técnica reglada y aplicada por numerosos profesionales para una gran amplitud de diagnósticos. Pero aún quedan cuestiones por resolver acerca del funcionamiento de la acupuntura, como los mecanismos por los que causa analgesia. Un trabajo publicado por especialistas del Centro de Medicina Traslacional de la Universidad de Rochester de Nueva York en 'Nature Neuroscience' revela las bases fisiológicas de sus efectos a nivel local.

Varias investigaciones han demostrado que la aplicación de agujas activa de forma duradera los tractos sensitivos ascendentes y, en consecuencia, se liberan endorfinas (péptidos opioides) en el sistema nervioso central. Muchas personas encuentran un alivio para su dolor con esta técnica, que se practica en sesiones de 30 minutos en las que las agujas se giran o estimulan con calor o electricidad cada cinco minutos.

No obstante, este elemento central no puede explicar por sí solo por qué la acupuntura se aplica convencionalmente muy cerca del foco del dolor y por qué sus efectos analgésicos están restringidos al lado ipsilateral. Si fuera así, si la liberación de endorfinas en el cerebro fuera lo único que mediara el efecto analgésico de la acupuntura, entonces bastaría con clavar las agujas en cualquier punto y no en los que están próximos a la zona a tratar. Por eso, este grupo de investigadores centró su atención en los fenómenos que tenían lugar en las proximidades del lugar de inserción de las agujas.

Centraron su atención en la adenosina, un derivado del ATP, la molécula que confiere energía a las células, que interviene en procesos como la regulación del sueño o de la función cardiaca y que tiene propiedades antiinflamatorias y analgésicas. Este péptido se libera en la piel después de sufrir una herida e inhibe los impulsos nerviosos aliviando el dolor.

Varios ratones con molestias en una de sus patas sirvieron como sujetos de estudio. Los autores les sometieron a acupuntura en un punto concreto de la rodilla en sesiones estándar y monitorizaron los niveles de adenosina en la zona. Pudieron comprobar, en primer lugar, que el dolor disminuía en dos tercios gracias a las agujas.

Durante el tratamiento, los niveles de adenosina cerca del punto de inserción crecían hasta ser 24 superiores al basal. Curiosamente, en un grupo de roedores alterados genéticamente para ser insensibles a esta molécula, la acupuntura no tuvo efecto alguno, reforzando la idea de que su papel es crucial para aliviar el dolor.

Este cuidadoso estudio identifica la adenosina como parte de ese proceso. Es una interesante contribución a nuestro creciente entendimiento de una compleja intervención como la acupuntura.
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy