En Chad se roba a las hormigas para comer PDF Imprimir E-mail
NOTICIAS Triplannet.com
Escrito por NOTICIAS Triplannet.com   
Un termitero en tierras africanasNoticia para analizarla en profundidad. Chad es tristemente uno de los países más pobres del mundo. Las seis provincias situadas en la banda del Sahel, al sur del desierto del Sáhara, son las más afectadas. En ellas, medio millón de personas sufre hambruna en la actualidad y la situación no tiene visos de mejorar en un futuro cercano.

Las ONG's hacen todo lo posible para intentar llegar cuanto antes a las aldeas donde la crisis alimentaria es mayor. Pero todo esfuerzo será insuficiente si el Gobierno chadiano no pone de su parte. Por ahora, su presidente, Idriss Déby, ni siquiera reconoce la situación de emergencia que sufre el país. Aunque ha rebajado el precio del maíz, el sorgo o el mijo, estos productos siguen alcanzando cifras inalcanzables para miles de personas.

La situación es tan desesperada que en algunos pueblos las mujeres han tenido que dejar atrás labores habituales (generalmente las tareas más sacrificadas) para centrarse en robar comida a las hormigas. Algunas mujeres que han visto morir por el hambre a algunos hijos, se han convertido en 'termitières': cada mañana, coincidiendo con los primeros rayos del sol, dejan atrás su poblado y se adentran en las desérticas llanuras en busca de las mayores colonias de hormigas.

Las mujeres hormiguero caminan encorvadas, concentradas en la labor de descubrir cuál es la hilera de hormigas obreras que se dirige hacia las dependencias de su soberana. Es allí donde estos insectos han ido almacenando cuidadosamente el grano de cereal que el viento arrastró tiempo atrás.

Una vez detectado el lugar, las 'termitières' trabajan con una precisión mecánica. Una escarba el suelo con una azada que en una vida anterior debió de ser una lanza. Otra retira la tierra removida con una minúscula pala. La última utiliza una criba de esparto en la que mueve con paciencia lo que hace unos minutos fue la morada de la hormiga reina, no vaya a ser que un movimiento de más haga que se pierda algún grano.

En sus mejores días, las 'termitières' consiguen reunir un koro de grano, lo que equivale a 2,5 kilogramos. Este es sometido a un minucioso proceso de selección y preparación hasta que es transformado en una masa pastosa que es aderezada con sal y, si es posible, algo de aceite. Este es el alimento que mantiene a la mayoría de familias, las mismas que han visto morir a la mayor parte de su ganado al tiempo que las tierras se secaban ante la falta de agua y semillas.

Pronto volverán las ansiadas precipitaciones. La lluvia que iniciará su ciclo en julio y finalizará en octubre hará imposible la búsqueda de nuevos hormigueros e impedirá los desplazamientos por carretera, al quedar impracticables los caminos de tierra que comunican las aldeas. La ayuda del exterior sería necesaria.
Comentarios (1)Add Comment
0
juliana
junio 27, 2010
Votos: +0
...

acojonante

Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy