Los faraones y su legado contra el cambio climático PDF Imprimir E-mail
NOTICIAS Triplannet.com
Un restaurador en Medinet HabuEl antiguo Egipto nos sorprende con su penúltimo legado. El ingenio arquitectónico de la época faraónica esconde respuestas para combatir el cambio climático. Matthieu Ghilardi, del Centro francés de Investigaciones Científicas, defiende que los egipcios salieron airosos en un hábitat especialmente proclive a los cambios en el paisaje natural. "Conocían muy bien todos los peligros naturales como los terremotos, las inundaciones del Nilo y las fuertes lluvias", sostiene.

Un nutrido grupo de expertos en geoarqueología trata de desvelar estas claves que aún duermen en las obras que siguen en pie, "el registro de todos los fenómenos naturales en los jeroglíficos o la arquitectura nos ayuda a comprender mejor cómo vivían en un ambiente cambiante". Hay varios ejemplso que sostienen que el asunto tiene mucha miga. Veamos.

Existe una red de gárgolas construida en el complejo de templos de Medinet Habu, en Luxor, unos 700 kilómetros al sur de El Cairo. "Se demuestra que los antiguos egipcios tuvieron en cuenta la potencialidad de las lluvias torrenciales.Ahora las casas carecen de un sistema parecido", denuncia Ghilardi.

Más cosas: en los cimientos de uno de los templos más turísticos, el de Dendera, 70 kilómetros al norte de Luxor, se esconde una arquitectura antisísmica capaz de evitar la "completa destrucción del edificio".

Hay que recordar que la civilización faraónica se estableció entre el 5000 y el 3500 a.C. a orillas del Nilo por un calentamiento de la Tierra que causó la desaparición de la sabana que se extendía por el actual desierto del Sáhara.

Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy