Sexo por polen PDF Imprimir E-mail
NOTICIAS Triplannet.com
Escrito por NOTICIAS Triplannet.com   
Una abeja, en pleno proceso de polinizaciónEl mundo vegetal sirve un amplio abanico en cuanto a técnicas para conseguir la supervivencia. Muchas de las especies trasladan su polen para reproducirse a través de insectos en una suerte de proceso simbiótico. Para ello generan néctar que sirve de señuelo para atraer al ‘conector’.  Parece un sistema muy evolucionado. ¿Pero y si no fuera así? La margarita del sur de África nos ofrece otras pistas de eficiencia a través del sexo. Puro y duro.

La 'Gorteria diffusa' posee un aspecto muy atractivo, pero básicamente propone una relación sexual a los machos de Bombyliidae, ya que sus pétalos imitan a la perfección el contorno de una hembra.

Por lo pronto, el no producir néctar supone un ahorro de energético para el vegetal, pudiéndose centrarse más en su reproducción.  El elaborado dibujo del labelo de la 'Gortea' despierta la excitación sexual del polinizador para que se produzca lo que se conoce en botánica como la pseudocópula, que tras los inútiles esfuerzos por ‘consumar’ con la falsa mosca, se marcha frustrada con los polinios adheridos en busca de una auténtica compañía femenina. Al posarse en otra margarita de la misma especie, deposita el polen consumando la fecundación de la margarita (que no la suya). De ésta forma ahorran el gasto de producir néctar y aumentan las probabilidades de reproducirse.

El néctar, además de ser metabólicamente costoso de producir para la flor, atrae a muchos insectos diferentes que quizá no aseguren el traslado del polen al lugar correcto. Pero si la flor sólo atrae a los machos de una especie concreta, es más fácil que su polen acabe en otra margarita de la misma especie. Se coloca el polen adecuado en el estigma adecuado.

Un insecto de la familia de la bombyliidaeConseguir una mejor calidad de la descendencia es otra razón para retirarse del negocio del néctar. Los machos en busca de sexo son mucho más activos que los que buscan solamente alimentarse, por lo que diseminan mejor el polen. Los insectos en busca de alimento se limitan a polinizar las flores de una misma planta o de otras cercanas. Esta endogamia produce semillas de peor calidad. Lo que la 'Gorteria' necesita es que las 'Babyliidae' cojan su polen y se vayan cuanto más lejos mejor. Así consiguen mezclar sus genes con otras especies (exogamia) y aumentar el vigor y la variedad de la progenie. De esta forma aumentan su capacidad de supervivencia.

Sin duda, la ‘Gorteria’ nos ha dado una auténtica lección sobre evolución y adaptación al medio. Habrá que ver si otros ejemplares tienen comportamientos similares.
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy