El Amazonas emite tanto CO2 como EEUU (por culpa de la sequía) PDF Imprimir E-mail
NOTICIAS Triplannet.com
Escrito por NOTICIAS Triplannet.com   
Los lechos del río agrietados por la sequíaTocan malas noticias para los amantes de la biodiversidad. Hace unos días, el naturalista Edward O. Wilson, a la postre el padre del término, anunció su temor a que la tendencia actual de destrucción se conviertan en irreversible. Son ya cientos de estudios los que hay acerca del cambio climático que de alguna manera le dan la razón. El Amazonas es un foco de problemas mayúsculos: en la cuenca amazónica suele ocurrir un fenómeno meteorológico que provoca que haya un sequia inusualmente fuerte, pero esta lo inusual se convierte en norma.

La gravedad del asunto es que en el último lustro ha ocurrido un par de veces; sin duda todo un duro revés para el pulmón del planeta y para sus habitantes, puesto que el descontrol del sistema hace que la floresta emita gases contaminantes en lugar de arreglar la atmósfera. Parece increíble, pero es así.


El análisis de la lluvia caída en cinco millones de kilómetros cuadrados de la Amazonía durante la estación seca de 2010 se ha publica en la revista Science y la compara con la del 2005. El equipo de investigadores, formado por expertos británicos y brasileños, también calculó el impacto de esta sequía sobre el ciclo de carbono de los bosques. Como es sabido, los árboles capturan el CO2 del aire (el principal gas de efecto invernadero) y lo incorporan a sus tejidos. El carbono se libera de nuevo a la atmósfera cuando los árboles arden y también cuando se pudren, aunque en este caso la emisión es mucho más lenta.

Según los autores, durante la sequía de 2005 los bosques amazónicos liberaron unos 5.000 millones de toneladas de CO2, debido a que el clima extremo provocó la muerte de muchos ejemplares. Y durante la sequía de 2010 la cantidad de carbono emitido puede haber sido incluso mayor. Hay que tener en cuenta que cantidades de ese calibre equivalen a las que produce un país como EEUU en todo un año. En 2009, por ejemplo, ese estado produjo unos 5.400 millones de toneladas de CO2.

La cuestión es bastante seria, ya que si las sequias se hacen frecuentes, el Amazonas dejaría se funcionar como sumidero de las emisiones producidas por el hombre. Con lo que conllevará a un mayor calentamiento de globo terráqueo. Todo apunta muy mal, así que esperamos que los gobiernos pongan los medios necesarios para proteger la mayor foresta del planeta.

Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy