Los triplanneros eligen a Hernán Cortés como conquistador español más relevante PDF Imprimir E-mail
NOTICIAS Triplannet.com
Un retrato del conquistador español Hernán CortésLos triplanneros han elegido a Hernán Cortés (Medellín, Badajoz, 1485 - Castilleja de la Cuesta, Sevilla, 1547) como conquistador español de mayor relevancia. La vida de un personaje tan singular merece que nos detengamos a analizar con detalle, puesto que la historia de América no hubiera sido la misma sin él.

Al comienzo del siglo XVI se estableció en La Española (Santo Domingo) como escribano y terrateniente. Pronto se sintió a sus anchas en el Nuevo Mundo y no tardó en desafiar al gobernador Diego Velázquez. Sin su consentimiento derrotó a los mayas en tabasco y fundó en la costa del golfo de México la ciudad de Villa Rica de la Veracruz.

Allí se informó de la existencia del imperio azteca en las tierras interiores. La leyenda hablaba de grandes tesoros escondidos en su capital, una tentación demasiado grande como para que el ambicioso extremeño la dejara correr. No se amilanó por contar con pocos hombres. Es más, para evitar la tentación de regresar que amenazaba a muchos de sus soldados ante la evidente inferioridad numérica, mandó hundir sus naves en Veracruz. Así se las gastaba.

Se alió con los toltecas y tlaxcaltecas, tradicionales enemigos de los aztecas. Logró llegar a la capital Tenochtitlán. El rey Moctezuma lo recibió de forma pacífica y se declaró vasallo de Castilla. Pronto hubo de regresar para enfrentarse y derrotar a las tropas de Pánfilo de narváez, mandadas por el gobernador Velázquez para castigar su rebeldía. Cortés salió vencedor y dio marcha atrás de nuevo a Tenochtitlán, donde se encontró una gran agitación y revueltas que acabaron por poner fin a la vida de Moctezuma.

Destruida la capital azteca, reconstruyó en el mismo lugar (una isla en el centro de un lago) la ciudad española de México. Dominado el antiguo imperio azteca, lanzó expediciones hacia el sur para anexionar los territorios de Yucatán, Honduras y Guatemala.

Regresó a España y salió indemne de todas las acusaciones pendientes e incluso logró el título de marqués del Valle de Oaxaca, concedido por Carlos I. La vida sosegada no era para él y se embarcó de nuevo a América, donde conquistó para su México los terrenos de Baja California.

Acabó sus días en un pueblecito de Sevilla planteándose si era lícito o no esclavizar a los indios. Quizás fuera tarde para tan elevado pensamiento.



Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy