El dragón de Komodo te deja sin sangre PDF Imprimir E-mail
NOTICIAS Triplannet.com
Escrito por NOTICIAS Triplannet.com   

Un dragón de Komodo se acerca temerosamente El varano de Komodo ha sido considerado de siempre un animal extraño, del que se creía que se alimentaba de de carroña. Nada de eso: recientes estudios observaron que también les daban por animales vivos. A partir de ahí, los científicos han venido especulando mucho con la forma de capturar a sus presas que tiene el dragón de Komodo (Varanus komodoensis), el mayor lagarto vivo de la tierra.

A pesar de que puede llegar a alcanzar una longitud de tres metros y un peso entre 80 y 140 kilogramos, los científicos sabían que la fragilidad y la falta de peso de su cráneo impedían que sus mandíbulas pudieran desgarrar e inmovilizar a sus víctimas. Existía un consenso científico en torno a que un gran cóctel de bacterias presente en su boca se encargaba de infectar las heridas que provocaba su mordedura. Después sólo tenía que seguir a su maltrecha presa hasta que los patógenos hacían el trabajo por él y una infección generalizada se encargaba de matar al animal.

Pero un grupo de investigadores australianos mantienen que toda esas creencias son falsas y han publicado los resultados de su estudio en la revista científica 'Proceedings of the National Academy of Science', donde explican el complejo de glándulas productoras de veneno del dragón indonesio. El veneno de esta especie provoca una severa pérdida de sangre causada por un agente anticoagulante que posee y provoca un shock en la presa que termina por matarla.

Los investigadores usaron un aparato de resonancia magnética para localizar las complejas glándulas del veneno del dragón de Komodo. Además, las extrajeron de un ejemplar enfermo de un zoo mediante cirugía para determinar la composición del veneno. Y lo que encontraron es que se trata de un compuesto muy similar al de muchas serpientes.

Por último, los científicos examinaron los fósiles del dragón gigante extinto conocido como Megalania (Varanus prisca) para determinar si también poseía este tipo de glándulas venenosas. Sus resultados revelaron que este lagarto de más siete metros de longitud fue uno de los animales venenosos más grandes de la historia del planeta.

Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy